Pastoral de la comunicación

Fray Javier Garza, un franciscano apasionado por la fotografía

Fray Javier Garza

(despertardeoaxaca.com)  Mexico.- Al tomar una pequeña cámara Kodak, Fray Javier Garza descubrió su otra vocación: la fotografía. Su trabajo fotográfico es admirado por sus siete mil 500 seguidores en Twitter. Además, siete mil 900 usuarios le han dado like a su página de Facebook: Frayfoto. Fray Javier tiene 30 años y pertenece a la Orden de Frailes Menores Capuchinos, ya lo llaman Fray Fotógrafo.

“El papa Francisco siempre ha dicho que la Iglesia tiene que estar presente en un mundo actual, entonces, por ejemplo, en Twitter tengo mucho contacto con la gente. A veces es gente que no conozco, pero se da la situación y los invito al convento, porque siento que el mundo está cambiando y es necesario utilizar las redes”, dice Garza, quien cursa el octavo año en el Seminario de Monterrey.

La mayoría de las imágenes que comparte en sus redes sociales tienen que ver con arquitectura de templos o piezas sacras. También fotografía rostros de personas a las que asisten los frailes y de la vida religiosa y conventual.

Su curiosidad por la fotografía despertó cuando llegó al seminario una cámara Kodak digital pequeña. Pero su pasión por capturar imágenes nació entre las montañas de la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, mientras cursaba el tercer año de seminarista.

“En el año de noviciado, que es un año más contemplativo, retirado y tranquilo, entonces los paisajes son muy bellos y uno interioriza más y tiene una experiencia más contemplativa de lo que es la vida religiosa”, platica Fray Javier.

“Entonces ahí fue que empecé a tomar fotografías de paisaje e, incluso, a hacerme fotografías con un pequeño selfie stick y así fue como se despertó en mí el interés”, recordó.

Ahora tiene una cámara profesional Sony Alpha. Actualmente, Fray Javier realiza su año de servicio en la Parroquia Santa Inés, en California, Estados Unidos, donde ayuda en grupos de Alcohólicos Anónimos, asilos de ancianos y una escuela de niños con autismo.

“Hay una frase de un fotógrafo que me gusta mucho que es Henri Cartier Bresson, dice: ‘Fotografiar es poner la mente el ojo y el corazón en un mismo eje y eso lo descubrí con la práctica’”, comentó.

Entre las actividades de servicio que realiza, Fray Javier administraba su tiempo para aprender de fotografía con tutoriales en Youtube y revistas especializadas.

Sus habilidades visuales las aprovecha para solventar sus estudios religiosos y los de sus compañeros franciscanos al diseñar un calendario con las fotografías que logra. El calendario se vende en parroquias o en el Convento Padre Pío, ubicado en Juárez.

Las habilidades de diseño dice haberlas adquirido cuando estudio la Licenciatura en Administración en el Universidad Tecmilenio Las Torres, la cual concluyó, y después entró al Seminario. Al regresar a Monterrey, Fray Javier tiene un sueño por cumplir: montar su primera exposición fotográfica.

Te puede interesar también

Deja un comentario