La Revista

La concepción y la edición periódica de una revista implican un desafío importante para cualquier institución, pues este tipo de publicación demanda una organización grande, compleja y onerosa, si se quiere tener un buen producto periodístico.

El fuerte impacto de los medios masivos audiovisuales, como la televisión y el cine, así como el cada vez mayor uso de la computadora e Internet en los hogares, en las oficinas y centros educativos, hacen que el formato físico de las revistas tengan que adaptarse a los tiempos contemporáneos de modo a no perder competitividad frente a los otros medios.

Los factores atractivos en toda revista bien hecha deberían concentrarse, básicamente, en los siguientes puntos:

…bellas fotografías,
…interesantes entrevistas,
…oportunas reflexiones
…y resúmenes o textos completos de documentos importantes.

En lo que se refiere a periodicidad, sistema de distribución y mecanismos de cobranza, fundamentalmente, son los mismos que lo señalado en el capítulo referente a semanarios o quincenarios en formato tabloide, por lo que abordaremos aquí otros aspectos de la edición de revistas.

FORMATO GRÁFICO

Tamaño:

En lo concerniente al tamaño de la revista, el formato tradicional es de 19,5 x 27.5 cms.

Esta medida responde al uso más racional y económico del tamaño original de las resmas de papel para imprentas que, al ser dobladas y cortarse, quedan reducidas a dichas dimensiones.

Sin embargo, en los últimos tiempos las revistas han ido experimentando nuevos tamaños, en busca de tener un perfil propio o, simplemente, porque algunos diagramadores las prefieren de mayor tamaño.

Esto ya nos coloca en la posición de las opciones y gustos personales del diseñador gráfico, aunque antes de tomar la decisión definitiva siempre debe tratar de conjugarse la preferencia gráfica del diseñador con el costo y las posibilidades de financiamiento económico del formato escogido.

Papel:

Las revistas pueden ser impresas en papeles de diferentes clases y costos, desde el papel obra primera de 70 gramos hasta el papel ilustración mate de 200 gramos, pasando por el papel reciclado y otras clases que no vale la pena clasificar aquí.

En general, el papel usado para la tapa suele ser grueso y brillante. El mayor grosor responde a la necesidad de que la tapa resista el manoseo constante y el paso de los años, a la vez que sirve como caja para contener las páginas interiores.

Es recomendable que las tapas sean de al menos papel ilustración 120 gramos, cuando se trata de una revista que no supere las 60 páginas.

En caso de que el número de páginas sea mayor o que las hojas interiores de por sí ya sean papel ilustración 120 gramos, entonces la tapa debe ser hecha de un material de mayor espesor de, por lo menos, 180 gramos.

Las páginas internas de las revistas también varían de calidad y grosor.

En publicaciones pequeñas, en donde lo fundamental es el bajo costo, se utiliza el papel obra primera de 75 gramos.

En estos casos debe tenerse en cuenta que este papel solo aguanta bien la impresión a un color de tinta (generalmente en negro) ya que si se quieren incluir fotos en colores debe usarse necesariamente un papel de mayor grosor para evitar que las tintas traspasen al dorso de las hojas.

Si es posible, incluso si toda la publicación es en blanco y negro, el papel debería ser obra primera de 90 gramos para que la revista tenga cuerpo y una mejor presentación gráfica.

Encuadernación

Las revistas tienen, básicamente, dos modos de encuadernación:

a) A caballo

Las páginas impresas se extienden al doble del tamaño de la revista, una máquina las presilla en el centro y luego todas se doblan por la mitad, con lo cual quedan “ensilladas” y listas para ir a la guillotina para el corte final de los bordes. En esta modalidad de encuadernación, el total de las páginas siempre debe ser múltiple de 4.

 b) A lomo

Cuando una revista tiene más de 60 páginas o está impresa en papel espeso, entonces se usa la encuadernación a lomo, lo que significa que la publicación tiene al costado izquierdo un lomito de algunos centímetros de grosor en donde habitualmente se imprime el nombre de la revista y el número de la edición.

En estos casos, no importa la cantidad de páginas porque simplemente se van acumulando las hojas ya previamente cortadas.

Uso del color

Las impresiones pueden hacerse a un color, a dos colores o colores plenos (citocromía a 4 colores).

A la hora de tomar decisiones en la materia, entra a tallar con fuerza el factor económico ya que las impresiones a todo color son bastante más caras que las que se realizan a uno o dos colores.

Por supuesto que lo mejor es imprimir todas las páginas a todo color, ya que esta posibilidad permitirá que las fotografías se luzcan y el diseñador gráfico puede realizar muchas combinaciones de colores en los títulos, como fondo de texto, cuadros separadores, gráficos, etc.

Sobre el uso del color por parte de los diseñadores gráficos, habría que tener cuidado en no incurrir en ciertos errores tales como:

– Exceso de diversidad de colores.

El abuso en la utilización de todos los colores posibles puede convertir a la revista en un panfleto carnavalesco o circense. Los colores deben ser utilizados con prudencia, utilizando los tonos pasteles como fondo.

– Letras en colores.

Usar sólo algunos colores fuertes (rojo, azul, magenta, verde) en los títulos grandes.

A fin de facilitar la lectura, es recomendable que todos los textos siempre se impriman en negro, sobre el papel blanco o sobre un fondo de color suave (cremita, celeste, verde claro, etc.),

– No encimar colores fuertes.

No resulta conveniente encimar dos o más colores fuertes en letras y fondos. Por ejemplo, si el fondo es un negro intenso, se dificulta innecesariamente la lectura si el texto está en rojo o azul oscuro. Cuando el fondo es de color fuerte, lo que corresponde es usar las letras en virado (blanco).

Tipografías

Aunque parezca un detalle poco relevante, hay que darle sin embargo la importancia debida a la selección de las diversas tipografías (estilo de letras) que se usarán en la revista.

Los procesadores de textos que se instalan en las computadoras nos proveen una amplia variedad de fuentes de tipografías.

Con el objetivo de evitar que la revista parezca un catálogo de tipografías, es conveniente adoptar un estilo específico para cada revista, lo cual significa que se escogen determinados tipos de letras para diferentes usos.

A modo de ejemplo, podríamos definir estilos para:

– Texto. La letra para texto debe ser sencilla, clara y de fácil lectura. Algunas de las más habituales son:

– Títulos. Como opciones para títulos, hay una cantidad muy altas de familias tipográficas, desde letras gruesas y pesadas hasta las muy finas y livianas, pasando por las que imitan estilos antiguos góticos o la letra manuscrita. Por una cuestión de identidad e imagen, es conveniente que el diseñador elija unas pocas tipografías para títulos y se quede con ellas, porque si la variación es muy amplia le resta seriedad e identidad a la publicación.

CONTENIDO PERIODÍSTICO

Tapa. La tapa es el principal gancho para tratar de capturar lectores, sobre todo cuando una revista recién empieza a circular. Por tanto, debe realizarse el máximo esmero posible para que la tapa sea atractiva y despierte el interés de las personas con sólo mirarla. En este punto hay que tener en cuenta los mismos elementos ya señalados cuando hablamos de la tapa de un semanario, en cuanto a nombre y datos de la identidad de la publicación. No obstante, hay particularidades en la revista que vale la pena señalar.

Imagen central. Cada tapa debe llevar una sola imagen central, por lo general, una buena fotografía. Dependiendo fundamentalmente de los objetivos básicos de la revista, debe buscarse la fotografía que mejor ilustre el tema central de cada edición.

Como norma general, no es recomendable recurrir a fotografías estilizadas, postales o bellos paisajes de otras latitudes sino, por el contrario, tratar de obtener buenas imágenes de situaciones concretas que vive nuestra sociedad, de modo que el lector pueda reconocer la imagen y, de cierta manera, sentir que esa revista es parte de su vida cotidiana.

En consecuencia con lo señalado, las imágenes de la tapa de nuestra revista, según el tema principal que se trata en cada número, deberían ser fotografías que reportan gráficamente la situación de una vendedora del Mercado 4, una joven pareja peregrinando a Caacupé, un niño pidiendo limosna frente a un semáforo, adultos jugandeo vóley en un barrio, un campesino labrando la tierra, un niño sentado frente a la tele, un policía pidiendo coima a un conductor, primer plano de un joven sacerdote celebrando misa, etc.

La imagen debe ir acompañada de un título principal y uno o dos títulos secundarios, siguiendo los mismos criterios ya señalados cuando hablamos de los títulos de tapa en los semanarios o quincenarios.

La única diferencia importante es que en las revistas no se aconseja incluir pequeños párrafos de texto, pues ello podría restar espacio y foco de atención a la imagen central y al título principal.

Editorial

En sus primeras páginas, las revistas suelen incluir una página editorial. Se trata de un espacio en donde el periódico sienta una posición a favor o en contra de algún tema que en ese momento suscita el interés del público al cual está destinada la publicación. Por consiguiente, de manera habitual, el director o directora de la revista debe escoger un tema sobre el cual se suscitan polémicas y se ventilan distintos puntos de vista, de modo que se note la falta de una orientación clara y precisa por parte de los pastores espirituales de la comunidad.

Los temas pueden corresponder a diversos ámbitos de la actividad humana; familia, educación, solidaridad, honestidad, función pública, gobierno comunitario, conflictos sociales, carencias barriales, deficiencias institucionales, hábitos personales, debilidades espirituales, etc.

Por citar solo algunos ejemplos, los editoriales podrían abarcar temas tales como la despenalización del aborto en algunos países, la apertura de la Iglesia a recibir a sacerdotes anglicanos casados, la falta de autoridad moral de algunos padres sobre sus hijos, las acciones de corrupción en el manejo de fondos públicos destinados a beneficencia, el significado de ser cristiano en el campo profesional, el impacto de las nuevas tecnologías digitales sobre la conducta de los adolescentes, etc.

En la redacción es conveniente que el editorial sea atrayente ya desde el título y que se busque empezar con un primer párrafo que despierte el interés del lector.

Sin complicarnos mucho en definiciones académicas, podríamos señalar que un editorial es una reflexión sobre un tema específico en donde se trata de hacer pensar a los lectores en un determinado sentido y habitualmente se concluye con algún párrafo que insta a los lectores a actuar en el futuro acorde a determinados principios y verdades que responden a los valores evangélicos y a la doctrina social de la Iglesia.

Ejemplos de posibles editoriales:

“No grita ni llora, pero tiene derechos” (descarga el ejemplo pdf aquí)

“El imán de las ideología”  (Descarga esta editorial en pdf aquí)

ENTREVISTAS

La entrevista es un género periodístico centrado en el diálogo entre el/la periodista y la persona entrevistada en torno a un tema que se supone es de interés para los lectores y sobre el cual quien habla tiene muchos conocimientos.

Ambos factores son igualmente importantes.

Primero, que el tema sea importante para el público objetivo de la publicación.

Segundo, que la persona entrevistada tenga la sabiduría y la autoridad moral para hablar y dar consejos sobre el tema en cuestión.

Por tanto, en relación al tema, el periodista debe tratar de conocer bien la problemática a ser abordada, los antecedentes, la situación actual, los posibles conflictos, las argumentaciones en pro y en contra, las posibles consecuencias de acciones vinculadas al tema central, etc.

El estudio previo del tema y la adecuada preparación de las preguntas son elementos fundamentales para la realización de una buena entrevista.

En la redacción, tanto el título como el primer párrafo (copete) de la entrevista deben responder a las normas de estilo periodístico que, en pocas palabras, demandan textos atractivos y motivadores para la lectura del material.

La entrevista siempre debe incluir una o más fotografías de la persona entrevistada.

 

REPORTAJES (Notas)

Lo que en términos académicos se conoce como reportaje, en el lenguaje habitual rioplatense se reemplaza por el término nota.

La nota o reportaje es el relato periodístico de cierta extensión y estilo literario muy personal, en que se explican cómo ocurrieron los hechos actuales o recientes aún cuando tales hechos no sean noticia en un sentido estricto (Martínez Albertos).

Se trata de una explicación más amplia y profunda de hechos que normalmente ya no son noticia. Es un estilo con cierta libertad expresiva, donde pueden incluirse la contextualización y las eventuales proyecciones del hecho, manteniendo el esfuerzo por la objetividad.

Simplificando el concepto, la nota es prácticamente todo lo que publica una revista, excepto el artículo editorial, la entrevista y los comentarios firmados.

Por tanto, las notas se refieren a temas tan diversos como:

…qué hacer con los niños de la calle,
…cómo enfocar la catequesis en la sociedad actual,
…peligros y ventajas del uso de Internet en el hogar,
…el bilingüismo y el proceso de aprendizaje escolar,
… qué es la pastoral para los divorciados,
…son o no válidas las promesas a la Virgen de Caacupé,
…cómo se sostienen económicamente las parroquias,
…el carisma del movimiento carismático,
…atractivo y esencia del movimiento franciscano paraguayo,
…el sueño de muchos adolescentes: ser futbolistas o modelos, etc.

En los reportajes, habitualmente se utilizan buenas fotografías y en textos periodísticos se combinan información, breves entrevistas, pequeños comentarios, cuadros estadísticos, gráficos, dibujos, etc.

Ejemplo de tapas de revistas