Conceptos básicos

Entendemos por comunicación audiovisual, la comunicación resultante de la combinación de un canal auditivo y otro visual, que combinados permiten transmitir una gran cantidad de información.

En el siglo XXI que nos toca vivir esto implica un sin número de opciones que van desde imágenes visuales sencillas con sonido en teléfonos celulares, a proyecciones tridimensionales mediante holografías.

Los procesos de transmisión de estas imágenes también son variados, pues las telecomunicaciones han alcanzado un desarrollo notable, y se pueden repartir millones de mensajes audiovisuales desde cualquier parte del mundo, en tiempo real y a velocidades cada vez más rápidas.

Podemos recibir información al instante en tiempo real, o acceder a grandes bancos de datos, accediendo a información al instante y actualizada como nunca antes fue posible.
Medios audiovisuales como la televisión, pueden incidir en la conducta de las personas de un modo muy efectivo, y los espacios publicitarios en televisión valen varios millones por minuto.

Ante esta realidad abrumadora de imágenes visuales y sonoras, no es raro que nos interesemos un poco más en conocer mejor estos medios de comunicación, para intentar darle un uso más adecuado y más humano.

La tecnología nos permite comunicarnos sin importar el lugar o el tiempo real.

1.1. El esquema básico de la comunicación

Un esquema sencillo que explica la manera como los seres humanos nos comunicamos, fue elaborado por la teoría general de la comunicación. Es bueno conocerlo pues nos ayudará a entender mejor cómo funcionan todos los medios de comunicación, ya sean masivos o interpersonales.

Básicamente el emisor es quien envía un mensaje y el receptor quien lo recibe. El mensaje es la información que se envía a través de un canal, y para ello es necesario un código o lenguaje articulado que permite organizar la información con sentido.

Todo este proceso de la comunicación humana se desarrolla en un contexto o ambiente de comunicación.

Por ejemplo, mientras usted lee este libro, usted es el receptor y quien escribió estas palabras es el emisor. El canal es el medio impreso que utilizamos para transmitir la información, a más de la luz necesaria y los ojos que permiten hacer llegar la información al cerebro, donde finalmente se procesa para interpretar los mensajes, o interpretar las palabras de este texto que está leyendo. Las palabras forman parte de un idioma o código, como la lengua española, que usamos para transmitir nuestras ideas.

El contexto, es el ambiente en el que usted está ahora, o el momento histórico que nos toca vivir en esta sociedad.

1.1.1. Características de la comunicación humana

En este libro nos referiremos a la comunicación y al lengua je audiovisual indistintamente, pero es importante señalar que el lenguaje audiovisual es un código con simbolizaciones que permiten múltiples interpretaciones, de modo universal, y transmite información utilizando sonido, color, movimiento, música y palabra.

El esquema de la comunicación humana que describimos, debe entenderse como un proceso en el cual el emisor y el  receptor están intercambiando continuamente sus roles, a este proceso le llamamos interacción.

a interacción humana permite el desarrollo de formas muy diversas de comunicación, no solamente para comunicar datos referenciales, o hechos concretos, sino además sentimientos muy profundos, ideas filosóficas, o soluciones científicas.

La comunicación audiovisual es por lo tanto esencialmente una comunicación humana. El modelo de comunicación audiovisual que iremos utilizando a lo largo de este libro, tuvo un importante impacto en el siglo XX, en donde el cine y la televisión fueron sus exponentes más conocidos.

Esta forma de comunicación, su lenguaje, siguen teniendo una importancia esencial en la vida social del siglo XXI, aunque utilizando nuevos canales relacionados a la Internet, a las redes sociales virtuales, las telecomunicaciones y la informática.

En la comunicación humana las personas hacen de emisores y receptores a la vez mediante la interacción.

1.2. Canales visuales y sonoros

El lenguaje audiovisual se refiere a mensajes que combinan componentes auditivos y visuales, por lo tanto, los sentidos del oído y la vista son los dos canales esenciales.

Una importante característica del lenguaje audiovisual es que simula de modo muy efectivo la realidad, por lo que goza de la reputación de ser un lenguaje objetivo y referencial, es decir, muestra las cosas tal como parecen ser, por ejemplo, las imágenes visuales y los sonidos que se escuchan en un noticiario, acerca de un incendio en el Mercado Nº 4; son imágenes que supuestamente son extraídas directamente de la realidad, y muestran los hechos de modo objetivo.

El lenguaje audiovisual tiene mensajes polivalentes, es polisémico, contiene símbolos universales que al comunicar no tienen la precisión del lenguaje escrito verbal, pero tienen la riqueza del sonido y la imagen combinados para transmitir y comunicar ideas, sentimientos, ficción o información científica.

Cuando desciframos un mensaje audiovisual no solo actúan los ojos y los oídos, sino además una serie de características de la percepción humana, como la memoria, además del tacto y el olfato, que también se ven estimulados.

  • Diferencias y semejanzas

El lenguaje audiovisual tiene características propias que lo distinguen de otros lenguajes como la pintura, la escultura o la literatura.

No es mejor ni peor que estos otros códigos de comunicación, pero su utilización es indispensable para transmitir cierto tipo de información y para satisfacer numerosas necesidades de comunicación.

No será lo mismo explicar las características de la orografía paraguaya con un mapa que a través de un documental audiovisual que muestre los cerros y los ríos que tiene nuestro país.

La metodología que utilicemos para explicar acerca de la orografía a un grupo de jóvenes, según utilicemos un mapa o un programa televisivo, indicará la diferencia que puede haber entre un medio eminentemente gráfico como el mapa, y un medio audiovisual como el programa televisivo.

Digamos en todo caso que habrá una complementariedad muy efectiva entre estos dos medios que facilitarán el trabajo de la maestra y la compresión del tema por parte de los jóvenes.

En los procesos pastorales o de evangelización, no olvidemos que este medio audiovisual puede cumplir un papel fundamental, para motivar y explicar a los parroquianos sobre temas de interés.

  • Algo de historia

El lenguaje audiovisual se ha manifestado y se ha ido desarrollando a través de los años, por diferentes medios como la mímica, el teatro, los títeres, o las proyecciones de foto fija. Pero el lenguaje así tal como lo entendemos hoy está muy enraizado en el surgimiento del cine y la televisión como medios de comunicación masiva.

Estos son los medios audiovisuales de comunicación por excelencia, y no solo representan una importante forma de comunicación para este siglo, son fiel representante de nuestro tiempo comunicacional.

Viendo cine o televisión, jugando con los videojuegos o bajando documentos de internet, aprendemos a utilizar intuitivamente el lenguaje audiovisual, del mismo modo como intuitivamente aprendemos otros lenguajes.

Por lo tanto no le será muy difícil aprender a recopilar material audiovisual para luego reutilizar, o para grabar usted mismo un proyecto audiovisual si es necesario. A lo largo de los últimos 40 años, la tecnología audiovisual se ha hecho accesible mediante cámaras de video o cine para el público en general, a costos cada vez menores.

El desarrollo de la tecnología informática ha permitido ampliar las posibilidades de los medios de comunicación audiovisuales, de modo que es posible almacenar o transmitir una gran cantidad de información, de imágenes y sonidos, en aparatos pequeños como los celulares. Esta tecnología bien utilizada facilita el flujo de conocimientos que se pueden procesar mediante medios digitales.

1.2. 1. Medios grandes y chicos del lenguaje audiovisual

Para el profesor Wilbur Schram, medios grandes son aquellos que requieren de una gran infraestructura para funcionar, necesitan de máquinas y recursos humanos especializados, y cuyos costos son también más altos y complejos.

Este es el caso de la cinematografía y la televisión, en cambio la radio sería un medio más sencillo de instalar y utilizar. Medios chicos son aquellos que podemos utilizar de modo casero o para la oficina.

Son medios de comunicación hoy en día muy accesibles como las cámaras fotográficas automáticas, las cámaras de video pequeñas, o los mismos teléfonos móviles.

El Dr. Schram decía: ningún solo medio podrá tener las propiedades que lo hacen el mejor para todos los propósitos.(Schramm, Wilbur, Big media, little media. SAGE Publications. Beverly Hills, 1981)

Tal como explicábamos, el mapa mundi o el programa televisivo, cumplen roles distintos y se complementan. Ninguno de ellos puede ser reemplazado por el otro, es así que debemos darle importancia al lenguaje audiovisual en su justa medida.

Con medios pequeños como una cámara automática, una cámara de video de aficionados, o un teléfono móvil, podemos crear materiales muy útiles para distintos propósitos.

1.3. Medios analógicos y digitales

Las tecnologías en la que se basaban la mayoría de los medios audiovisuales en los años 70 y 80 eran de tipo analógico. “La información analógica es la que viene representada mediante elementos de tipo concreto, similares a la realidad (imágenes, dibujos realistas…).

Por lo tanto las informaciones analógicas son fácilmente interpretables porque las relacionamos con elementos tangibles del mundo que nos rodea.

Por ejemplo, las imágenes fotográficas se imprimían en sales de plata, que básicamente reproducían como en un grabado las luces y sombras que se reflejaban de un objeto, del mismo modo como un espejo reproduce nuestra figura. La imagen del espejo es la imagen analógica o análoga de nuestra figura.

Hoy en día utilizamos la tecnología llamada digital, basada en procesos informáticos. La información digital es la que viene representada mediante signos abstractos (números, letras, fonemas…) que no tienen ninguna similitud con la realidad que representan. Para interpretar la información digital hay que conocer los códigos que especifican el significado de los signos.

La tecnología digital permite comprimir mayor cantidad de información y transmitirla a altas velocidades, utilizando códigos numéricos o dígitos, de allí viene lo de “digital”.

Por lo tanto las imágenes en una cámara ya no se forman mediante las sales de platas, sino mediante codificaciones en un sistema numérico binario, cuya información es procesada por un procesador informático para convertir la información en sonidos e imágenes visuales.

1.4. Los usos de la comunicación audiovisual

El ámbito de la comunicación es muy basto y su tecnología puede llegar a ser bastante compleja. Por la brevedad que nos exige este manual, nos concentraremos en algunos detalles fundamentales para comunicar adecuadamente con  los medios audiovisuales, y dejaremos de lado cuestiones muy técnicas relacionadas a los usos específicos de algunos equipos.

Es importante que lea usted los manuales que  traen los equipos para su correcta utilización (cámaras de video, micrófonos, reproductores, etc.).

En este libro nos concentraremos básicamente en dos maneras de sacar provecho a los medios audiovisuales: aprovechando lo que ya está hecho, o produciendo nosotros  mismos un material.

Podemos aprovechar los productos que ya se encuentran  en nuestra comunidad, a los que tenemos acceso por diferentes medios como la TV comercial o pública, los videoclubes, la Internet.

Podemos también producir nosotros mismos materiales  para documentar o reflexionar sobre actividades que son de interés. Seguidamente explicaremos estas dos maneras de dar utilidad a lo audiovisual y convertirlo en una interesante herramienta de comunicación.

(3-1)