Santo Domingo

“Comunicación Social y Cultura” (1992) 

Prosiguiendo en la caminada de la Iglesia, en lo que se refiere a la Comunicación, vamos a encontrar también en la Conferencia de Santo Domingo (1992), algunos artículos que se refieren a la Comunicación. En verdad, la IV Conferencia quiso enfatizar las líneas maestras de un nuevo impulso evangelizador “que pusiese a Cristo en su corazón y en sus labios, en acción y en la vida de todos los latinoamericanos”.6 Así que, el esfuerzo quedó concentrado en hacer con que la verdad sobre Jesús Cristo, la Iglesia y el hombre fueran “verdades” que convenciesen más profundamente a todos los estratos de la sociedad. Por lo tanto, la nueva evangelización fue la idea central de todo el documento de Santo Domingo.

En el tercer capítulo de la segunda parte, La cultura cristiana, la comunicación recibe la consideración en ocho artículos que, en la práctica, repiten y reflexionan acerca de las consideraciones en lo que respecta a la comunicación social, hechas en otros documentos de la Iglesia. Así, la perspectiva teológica (n. 279) sigue la orientación de Puebla y ve la comunicación como un “camino que debe ser seguido para llegar a la comunión (comunidad)”. Se hacen referencias también a la Aetatis Novae, que por su vez cita a la Communio et Progressio.

Al referirse a los desafíos pastorales, el documento habla de los progresos tecnológicos, del desarrollo de la industria de las comunicaciones, de los peligros de la publicidad y de la programación televisiva en general. Se señala la insuficiente presencia de la Iglesia en los medios de comunicación y en las telecomunicaciones. Hay referencia también a la elaboración de “políticas de estrategias de comunicación”, a la preparación técnica, doctrinal y moral de todos los agentes de las pastorales y a una adecuada educación de los receptores de los medios de comunicación. Se encoraja, aún, la investigación en las universidades católicas.

A respecto de Santo Domingo, es preciso concluir que, aunque el documento no avanza más allá de la originalidad de Medellín y de Puebla sobre la comunicación social en América Latina, las conclusiones demuestran una preocupación en “dar impulso a una eficaz acción educativa y a un decidido empeño para una moderna comunicación” .300).

Desde el discurso inaugural, el Papa Emérito Benedicto XVI nos ofrece una seria reflexión sobre la importancia de los medios de comunicación para la catequesis y la evangelización. El Papa dice: “no hay que limitarse sólo a las homilías, conferencias, cursos de Biblia o Teología, sino que se ha de recurrir también a los medios de comunicación: prensa, radio y televisión, sitios de Internet, foros y tantos otros sistemas para comunicar eficazmente el mensaje de Cristo a un gran número de personas” y luego agrega: “Se hace necesaria también una catequesis social de la Iglesia, siendo muy útil el compendio de la doctrina social de la Iglesia, pues hay que recordar que la evangelización ha ido unida siempre e la promoción humana y a la auténtica liberación cristiana”

 


Nota:

6 Noemi DARIVA (Org.) Comunicación Social en la Iglesia – documentos fundamentales, S. Paulo: Paulinas, 2003, p. 506. Noemi DARIVA (Org.) Comunicación Social en la Iglesia – documentos fundamentales, S. Paulo: Paulinas, 2003, p. 506.

 

(5-s)