Relación imagen interna-imagen externa

Cuadrante 1: Imagen Interna Baja – Imagen Externa Alta

Situación: Se manifiesta cuando hay una baja coherencia entre los criterios de directivos y subordinados, es decir, existen criterios contradictorios al evaluar los elementos culturales. Sin embargo la imagen que tiene el público acerca de los productos o servicios de la organización es buena. Pudiera darse en organizaciones de reciente creación o aquellas que hayan introducido un producto o servicio nuevo que cubre necesidades del mercado que hasta el momento no han sido satisfechas.

Desafío: Por tanto, estas organizaciones deben rápidamente hacer un fuerte trabajo interno para lograr ser coherentes en cuanto al reconocimiento de sus problemas y pasar al Cuadrante 4 o, de lo contrario, pasarían al Cuadrante 2.

Cuadrante 2: Imagen Interna Baja – Imagen Externa Baja

Situación: Se manifiesta cuando hay una baja coherencia entre los criterios de directivos y subordinados, es decir, existen criterios contradictorios al evaluar los elementos culturales y la Imagen que tiene el público acerca de los productos o servicios de la organización es mala.

Desafío: Por tanto, la empresa debe primeramente lograr la coherencia entre todos los miembros de la organización, en cuanto al reconocimiento de los aspectos negativos de la cultura que le impiden atender y solucionar adecuadamente las necesidades de los clientes, para pasar de esta manera al Cuadrante 3 y luego poder pasar al 4.

Cuadrante 3: Imagen Interna Alta – Imagen Externa Baja

Situación: Existe unidad de criterios en directivos y trabajadores, planteando ambos que la cultura organizacional tiene muy buenas cualidades y la imagen externa es baja. Esto puede darse en organizaciones que a pesar de que trabajan muy bien internamente, han descuidado el trabajo con su imagen intencional, lo que ha redundado en una imagen externa baja, debido al poco conocimiento que existe en el público acerca de su producto o servicio.

Desafío: estas organizaciones tendrán que dedicarse a realizar un intenso trabajo en su imagen intencional a través de la asignación de recursos y esfuerzos a la comunicación dirigida a dar a conocer las cualidades que tiene su producto o servicio apreciadas por su público consumidor.

Cuadrante 4: Imagen Interna Alta – Imagen Externa Alta

Situación: existe una alta coherencia entre directivos y trabajadores, al considerara que las cualidades culturales y la Imagen Interna son muy buenas. Esto puede ocurrir en organizaciones que a pesar de confrontar algunos problemas internos tienen una Imagen positiva bien establecida en su público. Esto implicará que la organización debe reflexionar en cómo sus problemas internos pudieran afectar la imagen externa y establecer acciones para solucionarlos y de esta forma evitar que la organización retroceda al Cuadrante 3.

Desafío: la organización debe trabajar para mantener y perfeccionar su imagen interna y externa, siempre tomando la imagen externa como criterio fundamental para realizar los ajustes necesarios.

Imagen intencional

El comportamiento corporativo es el resultado de la actividad funcional de la organización, que hay que evaluar en primer lugar analizando los resultados de su actividad principal, pero que también debe evaluarse a partir de los resultados obtenidos en el resto de su de gestión.

La personalidad corporativa, por su lado, es el conjunto de manifestaciones que la organización efectúa voluntariamente para proyectar una “imagen intencional” entre sus públicos —externos e internos— a través fundamentalmente de su comunicación con esos públicos.

Esta imagen intencional equivale a la noción de “posicionamiento estratégico”, es decir, la posición que la organización pretende ocupar en la mente de todos sus públicos.

 


book-7-6

(7-3)