El lenguaje periodístico

Lenguaje Periodístico:

Es el conjunto de normas que rigen la redacción de textos destinados a ser publicados en los periódicos, en sus diferentes formas: noticias, comentarios, entrevistas, reportajes, editoriales, etc. Se diferencia de otros estilos como el literario, el del historiador, de escribanía, publicitario, científico, etc.

“Relatos y comentarios tienen en común unas normas generales, que son propias de esa manifestación cultural y concreta que se denomina lenguaje periodístico”.

  • Vicente Leñero y Carlos Marín, Manual de Periodismo. Editorial Grijalbo. México, 1986.

“Quien desee tener un buen lenguaje periodístico necesita, pues, deslizarse de todas las particularidades de otras jergas profesionales. Y atenerse a las leyes naturales, sanas y generales de la gramática. El sentido del lenguaje sencillo, natural, genuino, debe ser el punto de partida para la expresión del pensamiento en el periódico”. 

  • Juan Gutiérrez Palacios, Periodismo de Opinión. Editorial Paraninfo. Madrid, España, 1984.

“El lenguaje del reportero deberá ser ante todo, directo. El lenguaje indirecto, antropológico, lleno de metáforas y adornos, debe reducirse a su mínima expresión. Lo más deseable sería que cada redactor enseñara a escribir al lector a través del buen uso del lenguaje. De ahí que deben suprimirse por inadecuados los galicismos, anglicanismos, latinismos y helenismos. Otra impureza del lenguaje son los arcaísmos. Es menester evitar aquellas palabras que han quedado relegadas a ser trastos viejo”. 

  • Julio del Río Reynaga, Periodismo Interpretativo. Editorial Trillas. México, 1994.

Rasgos diferenciales del lenguaje periodístico:

Concisión:

Todos los elementos están encaminados a conseguir la mayor eficacia comunicativa con la mayor economía de medios expresivos. Pero no es sólo la escasez de palabras lo que proporciona mayor concisión a la frase, sino la elección certera y rigurosa de los vocablos que se utilizan. En castellano, periodo aconsejable es de 30 a 36 silabas por frase (15/17 palabras por frase).

Corrección:

Por una parte la lengua periodística es un habla coloquial, es decir, no es un lengua deliberadamente literaria. Pero, por otra parte, un rasgo común del periodismo en el mundo occidental es que este lenguaje está sometido a un comportamiento que supone una actitud de respeto a las reglas académicas propias de una gramática normativa del idioma, tal como son sugeridas y recomendadas por el diccionario básico de la lengua, el Diccionario de la Real Academia Española. Se trata, por tanto, de una lengua coloquial respetuosa con unas exigencias de corrección y de cultura.

Claridad:

Cuando decimos que el lenguaje periodístico es un lenguaje asentado en la claridad estamos diciendo que es un lenguaje que busca la univosidad (cada voz tiene un solo sentido) como meta y valor límite en todas sus manifestaciones.

La meta más asequible que regula la claridad del lenguaje periodístico es la huida de la ambigüedad y la ambivalencia.

Captación de interés del lector:

El texto periodístico debe organizarse siempre de modo tal que su estructura interna conduzca a captar el interés del lector desde el primer párrafo. Esto da origen a la estructura del relato denominada la pirámide invertida.

Rapidez:

Un texto periodístico es tanto mejor cuanto más rápidamente esté listo para ser sometido a los procesos de impresión.

Rigor informativo:

Tiene que ver con la exactitud de los datos utilizados en el texto y con que estos datos ofrezcan una visión lo más completa posible de la realidad.

José Luis Martines Abertos y Luisa Santamaría Suárez, Manual de Estilo. Indianápolis, EE. UU., 1993.

  • José Luis Martínez Albertos, Curso General de Redacción Periodística. Editorial Paraionfo S.A. Madrid, España, 1996.

 

(1-5-3)