Libro Comunicación Escrita

PRESENTACIÓN

Comunicarse por escrito: Leer, pensar y actuar

[Descarga todo el libro aquí.]

El lenguaje escrito como medio de comunicación está siendo puesto en duda por algunos teóricos que enfatizan su paulatino reemplazo por los medios audiovisuales, particularmente por los digitales como Internet y los teléfonos celulares.

Sin desconocer el extraordinario avance tecnológico y la amplia difusión de los medios digitales en los últimos años, siguen siendo instrumentos útiles y necesarios aquellos elementos de comunicación que transmiten noticias y reflexiones a través de la palabra escrita, acompañada de fotografías y dibujos.

Los medios audiovisuales e informáticos no son necesariamente excluyentes en relación a los medios escritos; más bien, son complementarios teniendo cada cual sus debilidades y fortalezas. Si en los primeros, el mensaje inunda nuestros ojos y nuestros oídos mostrándonos visualmente y haciéndonos escuchar lo que se nos quiere transmitir, en la comunicación escrita se nos induce a concentrarnos en los conceptos que expresan las palabras y a pensar en lo que se nos informa o se nos comenta.

Lo audiovisual proporciona el mensaje ya completo y se espera que el perceptor sólo digiera lo que recibe. El texto escrito, en cambio, demanda del lector una concentración para entender lo que está leyendo y, además, proporciona al usuario los elementos para que piense y reflexione sobre lo que está recibiendo. El perceptor debe recrear imaginariamente lo que lee. Por ello, el hábito de la lectura estimula la comprensión de conceptos y la capacidad intelectual de las personas.

En el presente material, incluimos algunas de las formas de comunicación escrita más comunes en las tareas pastorales de nuestra iglesia. Desde la simple hojita que nos trae un comunicado o alguna circular parroquial hasta las costosas revistas a todo color que también tienen al texto escrito como elemento central pero que ya incorpora importantes elementos visuales, como la fotografía y los dibujos e ilustraciones en general.

Esperamos que esta información resumida de los diversos géneros periodísticos y algunos ejemplos aportados sean de utilidad para los agentes de pastoral de la comunicación en el sentido de contribuir a llevar la Buena Nueva a nuestros hermanos en la fe y también a aquellos que aún no descubrieron la plenitud de la vida con Jesús de Nazareth.

Ilde Silvero