Rol del periodismo actual

La prensa juega su rol como se prevé en sociedades latinoamericanas con procesos políticos en construcción.

El rol es importante, complejo, contradictorio, con sesgo ideológico e intereses económicos.

1. Es importante

Porque ha tenido y tiene una gran influencia en el desarrollo de los procesos sociopolíticos: apoyó al principio y luego combatió a Stroessner: lo mismo con el Marzo 99, con Oviedo, y más recientemente con la caída del Partido Colorado y el ascenso al poder de Fernando Lugo. El rol de “cuarto poder” es innegable.

2. Es un rol complejo

Por su origen y propiedad, la prensa pertenece a la clase económicamente poderosa y dominante, por tanto, naturalmente tiende a ser conservadora.

La identificación con sus propietarios lleva a la prensa a la defensa de la propiedad privada y del orden constituido.

Sin embargo, como compite por ganar más lectores o audiencia, a veces toma banderas de reivindicación popular como el combate a la corrupción en entes públicos, abusos de poder gubernamental, defensa de soberanía energética, etc.

3. La prensa es contradictoria

Según sus intereses económicos o sus preferencias ideológicas, los medios masivos adoptan a veces posiciones contradictorias:

…defienden con firmeza la libertad de expresión pero no ven con buenos ojos las radios comunitarias;
…pregonan los ideales de justicia y equidad pero no ven como un problema social serio el 40 por ciento de población pobre en el país;
…algunos periodistas son muy críticos en relación a la corrupción en el gobierno pero no condenan con la misma fuerza la corrupción cómplice del sector privado.  

4. Sesgo ideológico

Los medios masivos históricamente se acomodan a las ideologías predominantes. Con gobiernos militares defendieron posiciones autoritarias.

En procesos democráticos, asumen banderas progresistas.

En los tiempos actuales, los medios favorecen la ideología de la globalización que propugna un modelo de gobiernos socialdemócratas que garanticen el libre mercado y la propiedad privada.

En consecuencia, los medios, por lo general, son ideológicamente contrarios tanto al estatismo como a los movimientos de izquierda y, más aún, de ultraizquierda.

5. Intereses económicos

La puesta en marcha de un medio masivo de comunicación demanda una gran inversión de capital que solo está al alcance de una mini cúpula de empresarios poderosos.

Por ello, la prensa tiende a defender los intereses de los sectores económicamente más fuertes de la sociedad: ganaderos, terratenientes, agroindustriales, grandes cultivadores de soja, fuertes importadores del comercio, etc.

Es comprensible, en este contexto, que tienen pocas opciones de ingresar al flujo informativo masivo las informaciones procedentes de organizaciones campesinas, sindicatos de trabajadores urbanos, asociaciones de sectores sociales marginales, etc., a menos que los mismos pongan en peligro los privilegios de los sectores anteriormente citados.

6. Priorizar lo sensacionalista

Acorde a la propia naturaleza de los medios, la prensa tiende a dar prioridad a lo sensacionalista sobre otros hechos corrientes.

Los diarios recogen como noticias los hechos que son llamativos, anormales, insólitos, poco frecuentes, etc.

Habitualmente no tienen espacio los hechos normales, incluso si son positivos y su difusión podría contribuir a forjar una sociedad mejor.

Por ejemplo, un hipotético hijo clandestino del presidente de la República ocuparía mucho espacio en la prensa antes que el esfuerzo conjunto de un pueblo por construir un puente.

7. Grupos de presión

En torno a los medios de comunicación existen grupos de presión que tratan de influir sobre la orientación y el contenido de la prensa.

Los que tienen mayor visibilidad son…

 … los grupos económicos (sector comercial importador, grandes agroexportadores, asociación rural),
…los sectores políticos (los líderes de los principales partidos),
…el sector publicitario (grandes anunciantes, como la telefonía móvil actualmente),
…el sector cultural (iglesias, grupos raciales),
…cuerpos jurídicos (Constitución Nacional, leyes y códigos penales). 

8. Limitación profesional

La falta de una mejor capacitación e idoneidad profesional de muchos periodistas afecta negativamente a los medios masivos.

Son muchos los hombres y mujeres de prensa que no tienen la preparación cultural ni los instrumentos profesionales necesarios para un ejercicio serio, responsable y ético del periodismo.

Esto responde a circunstancias económicas, sociales y culturales provenientes del contexto de bajo nivel educativo y mucha pobreza económica de la población en general.

9. Relativismo moral

La prensa tampoco escapa a la ola de relativismo moral que afecta a toda la sociedad contemporánea.

En nombre de una supuesta libertad de conciencia y de expresión, no son raros los ejemplos de un periodismo grosero, irresponsable, irrespetuoso y hasta degradante de la dignidad humana.

Algunos teóricos justifican la existencia de estas lacras como el precio que debe pagarse por tener una libertad de expresión real y no simbólica.

(1-5-7)