Noticias

Casi 70 chicos aprendieron a programar pese a no tener computadoras en sus casas

Se ofrecieron capacitaciones durante este año en cinco barrios vulnerables del conurbano, en el marco de una iniciativa privada. El proyecto implicó una inversión de 3,4 millones de pesos para armar la infraestructura en las organizaciones comunitarias que fueron sede para el dictado de los cursos.

(infobae.com)-Un grupo de 69 alumnos de barrios vulnerables de la Provincia de Buenos Aires egresaron como programadores web tras participar de un curso de entrenamiento intensivo de 18 clases.

La capacitación, bautizada como Acercar Futuro, es parte de una iniciativa privada organizada por la Fundación Banco Provincia y el centro educativo Digital House. Los cursos se dictaron en cinco barrios del conurbano: Itatí (Quilmes), Palito (La Matanza), La Sapito (La Matanza), Carlos Gardel (Morón) y Santa Elena (Malvinas Argentinas).

El programa estuvo centrado en el aprendizaje de las herramientas de programación HTML, CSS y Javascript. Los participantes aprendieron sobre el uso y aplicación de lenguajes HTML y CSS, y el armado de una maqueta y contenido de una página web, con su semántica. La experiencia concluyó con la construcción de las páginas web de las organizaciones comunitarias que funcionaron como sedes en los barrios para el dictado de las clases, según explicaron a Infobae desde Digital House.

Los estudiantes, en su mayoría de entre 18 y 25 años, fueron convocados por los referentes de cada una de las instituciones. El objetivo de este primer ciclo fue otorgarles herramientas digitales que hoy están muy demandadas en el mercado, así como despertar vocaciones para que eventualmente los alumnos continúen perfeccionándose.

De acuerdo con los datos difundidos, nueve de cada diez alumnos dijeron que planean continuar sus estudios de programación y el 70% se mostró interesado en buscar empleo en el mundo IT.

“En Argentina hay miles de oportunidades laborales para las personas que saben escribir código, por eso es muy importante para nosotros participar en este tipo de programas que le dan a los chicos herramientas concretas para su desarrollo profesional”, destacó Nelson Duboscq, CEO de Digital House.

Un punto a tener en cuenta es que cuatro de cada diez chicos que participaron de los cursos no tiene computadora en su casa, y cinco de cada diez aún está cursando el colegio secundario. Es decir que esta capacitación les dio la oportunidad de acceder a equipos y utilizarlos para aprender habilidades.

Los cursos se pudieron realizarse, por un lado, gracias al apoyo de las organizaciones comunitarias que funcionaron como sede para el dictado de las clases: La Casita de la cava, de Villa Itatí, Quilmes; la Fundación Aimé Nendivé, de Villa Palito, La Matanza; la Institución Salesiana, de La Sapito, La Matanza; la Parroquia Virgen de la Asunción, de Carlos Gardel, Morón; y la Fundación Actuar Hoy, de Santa Elena, en Malvinas Argentinas.

A esto se sumó las horas de capacitación ofrecidas desde Digital House y la compra del equipamiento, la adecuación de los espacios así como la generación de conexiones a internet en los espacios donde se dictaron la clases. Esto implicó una inversión de 3.400.000 pesos por parte de la Fundación Banco Provincia.

“Escuchamos mil veces que la tecnología iguala oportunidades. Y es cierto. Pero no todos tenemos las mismas oportunidades de acceder a la tecnología. Entonces, desde la Fundación Banco Provincia afrontamos el desafío de promover la nivelación, facilitando acceso a la tecnología, a un entorno con infraestructura adecuada, y nos asociamos con Digital House para lograr en esas condiciones la capacitación de primer nivel que permite la competencia entre iguales en el entorno digital”, explicó Florencia Montes de Oca, presidente de la Fundación Banco Provincia.

En el mercado IT se calcula que cada año quedan vacantes unos 5.000 puestos de empleo. Teniendo en cuenta que en Argentina el desempleo llegó al 10,6%, la cifra más altas en los últimos 13 años, capacitarse en este tipo de herramientas puede resultar más que atractivo.

El salario promedio para la categoría de desarrolladores sin experiencia previa (Junior) es de $37.050; en cambio, para aquellos que poseen alguna experiencia (Semi-Senior) es de $54.060 y, por último, $74.870 para los desarrolladores con experiencia (Senior), según datos de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI).

Estos salarios pueden ser mayores, según muestran los análisis difundidos por otra consultoras. Hay muchas variaciones según la experiencia, la empresa y el tipo de habilidad que se esté demandando. Más aún si se tiene en cuenta que muchos profesionales trabajan para empresas en el exterior lo cual implica que reciban pagos en dólares.

Deja un comentario