Noticias TECNOLOGÍA

(Corto animado) Ventajas y retos de la inteligencia artificial para nuestra vida diaria

(catholic-link.com).- Recuerdo que cuando era un niño tener un computador en casa era considerado un lujo. En el vecindario solo uno de nuestros amigos tenía computador en su casa, y ese era el sitio de encuentro para el resto de nosotros. Contenía acceso a una biblioteca digital de Microsoft llamada «Encarta», que muchos de ustedes recordarán antes del acceso a buscadores mas sofisticados en Internet.

Esta biblioteca era inicialmente vendida en CD-ROM y luego, con el advenimiento del Internet, se podía acceder vía suscripción anual. Debo confesar que esta herramienta desplazó rápidamente las largas horas de búsqueda en libros en la biblioteca por la facilidad y velocidad con que se podían resolver las tareas que en ese momento me parecían interminables.

Una nueva era tecnológica 

En ese tiempo parecía imposible que los computadores pudieran estar disponibles para todos en un futuro cercano y, si es que llegaban a estarlo, el acceso a Internet sería un lujo que no muchos podríamos pagar. Aun me causa algo de gracia recordar el sonido de la conexión telefónica a Internet, lo inestable que podía ser y lo costosa que llegaba la cuenta de teléfono de nuestros vecinos. Ya que nos turnábamos el uso del computador durante una tarde con tal de ahorrarnos búsquedas extensas en libros para terminar las tareas del colegio.

Aun me sorprende cómo en cuestión de tan solo dos décadas todo ha cambiado de un modo abismal. Hoy no solo es posible que la mayoría de las personas tengan acceso a Internet, sino que lo hagan desde
sus teléfonos inteligentes o cualquier otro dispositivo electrónico en casa.

Por mucho, el conocimiento está disponible para una gran mayoría de la población. Hoy más que nunca es mucho mas fácil comunicarse y acceder a la información de lo que fue para cualquiera de las generaciones que nos
precedieron.

.

.

Lo impensable ha sucedido

Lo que era impensable hace un tiempo ha ocurrido en febrero de este año. «Project Debater», una computadora promocionada por IBM como el primer sistema de inteligencia artificial creado para debatir con los humanos, se enfrentó a Harish Natarajan, el finalista del campeonato mundial de debate en 2016.

Aunque Natarajan ganó frente a «Project Debater», es realmente llamativa la capacidad de esta computadora de identificar los puntos clave sugeridos por un ser humano, argumentar y presentar evidencia clara respecto al tema.

Otros ejemplos de cómo la inteligencia artificial ha pasado a ser parte de nuestra vida diaria en los últimos años son el reconocimiento de imágenes que usa Facebook o las tiendas de «Amazon Go» en las cuales no se necesita pagar con efectivo. El software va aprendiendo a partir de los patrones de consumo de sus usuarios, la precisión de los sistemas de búsqueda en Internet como Google, etc.

En el campo de la medicina y la industria

En medicina, el uso de redes neuronales artificiales que aprenden tras la exposición a diferentes datos es cada vez más frecuente, y se ha usado en varias subespecialidades.

Estas herramientas son capaces, entre otras cosas, de predecir ciertos comportamientos en pacientes respecto a cómo van a tomar sus medicamentos. Analizan imágenes diagnosticas, manejan historias clínicas y apoyan a los médicos en la toma de decisiones. Mejoran la precisión con que se realizan los diagnósticos y procedimientos.

En el campo de la industria y la tecnología las aplicaciones son incluso más amplias. Siguen ganando distintos terrenos y logrando cosas que hace algunos años creeríamos imposibles. Sin embargo, con el avance de la inteligencia artificial también aparecen nuevas preguntas y preocupaciones éticas sobre su uso.

Surgen posibles regulaciones y debates

Es cierto que no existen lineamientos claros ni regulaciones sobre el uso de estas herramientas y aplicaciones. También se abre el debate sobre el grado de control que los seres humanos podremos tener sobre estos sistemas en el futuro. Si van a ayudar a disminuir o ahondar las brechas sociales ya existentes, y hasta qué punto los principios éticos serán respetados para proteger la dignidad humana.

Actualmente se acepta que hay cuatro principios importantes en la bioetica: autonomía, beneficiencia, no-maleficiencia y justicia. En términos sencillos, el principio de autonomía se refiere al respeto por la capacidad de todos los hombres y mujeres de tomar decisiones sobre su propia salud y futuro.

El principio de beneficencia promueve que todas las acciones en medicina o ciencia estén encaminadas a hacer y promover el bien, y prevenir o remover el daño. El principio de no-maleficencia está basado en evitar lastimar o dañar a otros con cualquier tipo de decisión o intervención.

Finalmente, el principio de justicia se basa en maximizar el beneficio a los pacientes y la sociedad mientras se enfatiza la equidad, igualdad de oportunidades y la imparcialidad.

Palabras del papa Francisco 

En el mensaje del papa Francisco al presidente del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza (2018) menciona:

«Solo a través de una firme resolución, compartida por todos los actores económicos, podemos esperar dar una nueva dirección al destino de nuestro mundo. También la inteligencia artificial, la robótica y otras innovaciones tecnológicas deben emplearse de tal manera que contribuyan al servicio de la humanidad y a la protección de nuestra casa común, en lugar de lo contrario, como algunos análisis, lamentablemente, prevén».

Finalmente, este post no pretende presentar una mirada experta a la inteligencia artificial. Es simplemente una invitación a que seamos conscientes de una realidad que ya está con nosotros.

Promovamos un ambiente de conversación en nuestras familias y lugares de estudio o trabajo sobre los retos presentes y futuros de estas herramientas.

La tarea apenas empieza, e involucra investigar diferentes posturas y hacernos una opinión concienzuda que incluya todos los aspectos que definen y promueven la dignidad humana.

Deja un comentario