Noticias

El otro Florentino Pérez: el cura zamorano que aspira a competir en ‘MasterChef 8’

Este sacerdote compagina su trabajo en 18 parroquias con su pasión por la cocina y con su destacado papel en las redes sociales.

(as.com).-Florentino Pérez lleva muchos años siendo uno de los nombres más reconocidos de la industria española y también del mundo del deporte después de convertirse en presidente del Real Madrid. Su nombre ha sido sinónimo de éxito y de fama, pero en los últimos días es otro Florentino Pérez el que está de actualidad. Se trata de un cura zamorano que sueña con convertirse en aspirante de ‘MasterChef 8’, aunque por el momento no cuenta con el permiso para poder ponerse delante de los jueces con alguna de sus creaciones.

Este joven se ha convertido en uno de los candidatos principales después de superar la última criba del concurso, quedando como obstáculo únicamente el veredicto del jurado ya en las cocinas del famoso talent show culinario. No obstante, Pérez asegura que su visita requiere el beneplácito de sus superiores y todavía no sabe si finalmente podrá lograrlo: «Estamos en diálogo«, reconoce.

Su labor como sacerdote en hasta 18 parroquias la compagina con una gran actividad en Instagram, donde promueve el consumo de los productos de la comarca de Sayago (Zamora) y donde muestra sus habilidades en los fogones. A través de numerosas fotografías enseña sus platos, pero además invita a algunas personalidades de la sociedad zamorana a cenar a su domicilio para que puedan comprobar cómo cocina. «¿Tú comerías con un cura? ¿De qué hablarías?«, pregunta en la descripción de su perfil en la red social.

Del Seminario y las clases al mundo rural

Florentino concedió una entrevista para La Opinión de Zamora en la que detallaba los motivos que le habían llevado a vivir en Bermillo: «El contacto con la gente en los pueblos es muchísimo más cercano que en la ciudad. Aquí nos conocemos todos y para un cura es importante saber qué es lo que está sintiendo su gente, porque así puedo acercar el mensaje de Jesús de una forma digamos más personalizada a lo que cada persona vive. Y aquí me siento útil porque es una zona que cuando otras instituciones u organismos se han ido, hay muchos pueblos que no tienen escuela, ya no tienen tiendas, ni bares, nada de nada, la Iglesia sigue aquí al pie del cañón compartiendo con ellos lo que es el día a día en el pueblo. Estoy muy a gusto aquí».

Cupo lleno hasta febrero en su Instagram

Florentino empezó prácticamente por diversión una cuenta llamada «An cal’cura», valiéndose de la expresión popular que significa «en casa del cura». Cada semana invita a una personalidad de la provincia, ya sea político o artista, y emite en directo toda la velada. Lo curioso es que ya tiene ocupadas todas las fechas hasta febrero. Y es que él mismo se dio cuenta de que la visión que tienen algunas personas al verle está arraigada en el pasado, pensando en que ni siquiera guisa o que escapa de la cocina. «Mostrar que nuestra vida es muy parecida a la del resto de la sociedad, que cocinamos, comemos, conversamos… En definitiva, de lo que se trata es de transmitir una imagen de normalidad», explica.

Deja un comentario