CULTURA DIGITAL Noticias

“Flaming”, “challenge” y “pro-ana” que significan estas palabras

A los padres a veces les resulta difícil mantenerse al día con la realidad virtual en la que viven sus hijos. Algunas palabras parecen ser otra de las jergas juveniles, mientras que fenómenos peligrosos se esconden detrás de ellas. En nuestro glosario explicamos el significado de varias de ellas

(aleteia.org).- Internet es una ventana al mundo. El conocimiento nunca ha sido tan fácil de obtener: hay una cantidad infinita de información disponible con solo hacer un clic. También es una forma infalible de entretenimiento: los juegos, las películas o las redes sociales ocupan efectivamente su tiempo libre. Pero Internet también es una amenaza a la que los jóvenes son particularmente vulnerables. Las estadísticas muestran que del 20 al 50% de ellos son víctimas de alguna forma de acoso cibernético.

A veces las consecuencias son dramáticas: los medios de comunicación han informado repetidamente sobre el suicidio de adolescentes atormentados por sus compañeros en Internet. Muchos otros jóvenes luchan con depresión, ansiedad o son víctimas de acoso sexual.

A los padres a veces les resulta difícil mantenerse al día con la realidad virtual en la que viven sus hijos. Las palabras “flaming”, “challenge” o “pro-ana” parecen ser otra de las jergas juveniles, mientras que hay fenómenos peligrosos detrás de ellas. En nuestro glosario explicamos el significado de varias de ellas.

Diccionario de Internet

Ciberacoso: este es el concepto más amplio. Significa actos repetidos de violencia que se producen con el uso de tecnologías modernas: Internet y teléfonos móviles. La víctima está sujeta a diversas formas de acoso: puede recibir amenazas o mensajes privados de odio, puede ser ridiculizada y humillada públicamente. La universalidad de los teléfonos con cámaras y videocámaras significa que cada vez más jóvenes hacen fotos o graban vídeos cortos, a veces los procesan para ridiculizar a la víctima tanto como sea posible y luego los colocan en las redes sociales. El acoso cibernético también puede tomar la forma de exclusión: la víctima es eliminada del foro en línea de su clase, por lo que no obtiene información relevante sobre sus actividades.

Flaming: aunque esta palabra está asociada con un hermoso pájaro rosado (flamenco), en el mundo virtual significa “guerra de llamas” [flame war] o guerra de insultos. Generalmente comienza con un ligero desacuerdo entre los participantes en una discusión en línea que rápidamente se convierte en un argumento agresivo. En algún momento, el tema de conversación deja de ser importante. Lo que importa es quién le “eche más leña” a quien.

Grooming – “Hola, soy Ana, tengo 12 años, estoy buscando amigos. – Hola Ana, soy Wojtek, también tengo 12” – el contenido de este mensaje apareció en la red, por cierto, hace 12 años. Este “Wojtek de 12 años” resultó ser un hombre adulto que intentaba seducir a la niña. “Nunca se sabe quién está del otro lado”, fue el eslogan de la campaña de la Fundación Dzieci Niczyje (Los Hijos de Nadie) (hoy se llama Fundación Dajemy Dzieciom Siłę (Damos Poder a los Niños). Este es un ejemplo modelo de grooming: un adulto se hace amigo de un niño, lo acostumbra a él para manipularlo gradualmente y abusar de él.

No necesariamente tiene que fingir ser un niño de la misma edad, también puede atraer a un niño mostrándole fotos de lindos gatitos o entablar una discusión con él en un foro de Minecraft u otro juego en línea. Es importante que el abusador gane gradualmente la confianza del niño y luego dirija la conversación hacia el tema sexual, inste a masturbarse frente a la pantalla o invite a quedar. A un niño manipulado le es difícil defenderse: el abusador, ¡en quien confía! – lo amenaza con la pérdida de la amistad o la desgracia que podría sufrir su ser querido si no cumple con lo que se le pide.

Sexting: consiste en enviar mensajes de naturaleza sexual. Pueden ser fotos, videos o textos explícitos llenos de vulgaridad. A menudo, se alienta a las chicas jóvenes a enviar a sus chicos “pruebas de amor”: sus fotos íntimas.

Challenge: desafíos populares en la red. Consisten en completar una tarea específica y colocar una película con la prueba de su desarrollo con el hashtag (la etiqueta) en Internet. Hubo desafíos con fines caritativos: una de ellas fue la del Ice Bucket Challenge, que consistió en verter cubos de agua fría o hielo en la cabeza y se combinó con la donación de dinero en apoyo a una causa. Hubo uno muy necesario, el desafío de la basura: se alentó a los usuarios de Internet a buscar áreas sucias en los bosques o en las playas, tomarles fotos y luego limpiarlas y presentar al mundo las fotos del “antes” y del “después”.

Desafortunadamente, la mayoría de los desafíos en línea son estúpidos, por decir lo menos, y son extremadamente peligrosos. No hace mucho, se habló sobre el “Tide Pod Challenge”: los participantes del desafío tuvieron que ponerse una cápsula de lavado en la boca. Terminó con numerosas intoxicaciones y quemaduras de la garganta y el esófago …

Retos peligrosos: su ejemplo puede ser la famosa “ballena azul” o “muñeca Momo”. La peligrosa “diversión” se parece un poco a challenge, porque también implica realizar tareas impuestas, que gradualmente se vuelven más peligrosas. Sin embargo, al mismo tiempo el participante teme que, si no completa la misión, algo malo le sucederá a él o a sus familiares. Inicialmente, las órdenes inocentes con el tiempo se vuelven cada vez más drásticas y terminan con incentivos para la automutilación o incluso el suicidio.

Pro-ana, pro-mía son a su vez sitios web que promueven trastornos alimentarios: anorexia y bulimia. Las niñas, que se describen a sí mismas como “mariposas”, los consideran no como una enfermedad, sino como su elección consciente, a lo que instan a otras niñas de su misma edad. En las páginas o grupos de Facebook comparten consejos sobre cómo sobrevivir a los ataques de hambre o cómo reducir las calorías.

Su peligro radica en el hecho de que las niñas (y cada vez más los niños) afectadas por la anorexia o la bulimia tienen la sensación de pertenecer a un grupo de élite y tratan a sus padres o médicos como sus enemigos. Al obtener el apoyo de sus compañeros, no luchan contra la enfermedad, que puede provocar la muerte o la destrucción grave del cuerpo.

Hay mucho en juego

Estas son solo algunas de las amenazas virtuales que acechan a los jóvenes. Internet está vivo y en constante evolución: constantemente aparecen nuevos peligros. Desafortunadamente, no hay una forma segura de protegerse contra el riesgo de la red. Sin embargo, es cierto que el conocimiento de los padres y el control discreto de las acciones de los niños en el mundo cibernético dan la oportunidad de reconocer rápidamente el problema y comenzar la lucha. Y hay mucho en juego, a veces incluso la vida de los niños …

Deja un comentario