Conversatorios

¿Hacia dónde va la información religiosa? Responde José Beltrán, director de Vida Nueva

josé beltrán, director de Vida Nueva

El director de Vida Nueva, el periodista José Beltrán, inició su reflexión en el Conversatorio RIIAL “La información religiosa, ¿hacia dónde vamos?”, describiendo el contexto histórico en el que se nació la revista, marcado por la renovación que traía el Concilio Vaticano II, y la consecuente incomprensión hacia el Papa Pablo VI, además del tiempo de dictadura en la que vivía España.

Esta revista que acaba de cumplir los 50 años con 3.000 ediciones, marca su línea editorial como el primer semanario de información, formación y cultura nacido en España. Vida Nueva tiene claro que es “una voz en la Iglesia” y no “la voz de la Iglesia”, pero en todo caso se trata se trata de una voz comprometida con la Iglesia.

“una voz en la Iglesia” y no “la voz de la Iglesia”

Beltrán afirma que se trata de un medio propositivo y profético, y que en algún momento también pasó por la incomprensión dentro de la Iglesia, a pesar que se produce la información desde una mirada inclusiva y desde la comunión, con una marcada opción preferencial por los pobres, como marca el documento de Aparecida.

Esta elección de línea editorial se ha traducido en un respaldo significativo de parte de sus 15.000 suscriptores que hacen de Vida Nueva la única revista religiosa que vive gracias al apoyo de sus lectores.

Sin embargo, la crisis del papel agudizada por el secularismo creciente planteó nuevos desafíos que no han desilusionado al proyecto, que tiene planeado apostar por el crecimiento de suscritores, demostrando así que la voz de la iglesia puede ser escuchada en la sociedad y que los laicos, agentes pastorales y sacerdotes están demandando información especializada de calidad.

Huir de un periodismo militante

Según el director de Vida Nueva: “para hacer información religiosa, se debe huir de un periodismo militante que convierte la información religiosa en ideología”, más bien se debe buscar la verdad como católico comprometido, y esto se consigue haciendo un periodismo especializado basado en una buena formación.

El respecto y la credibilidad son el fruto del rigor periodístico que implica abordar temas que “a nosotros mismos no nos gustaría”, como los escándalos financieros o la lacra de los abusos sexuales. La opción de Vida Nueva ha sido informar de frente, a veces esto ha causado críticas porque hay quien considera que por tocar estos asuntos se hace daño a la Iglesia. Sin embargo, Beltrán aclara: “cuando haces un servicio a la verdad y un ejercicio de periodismo responsable lo que se está haciendo es «poner luz sobre taquígrafos»”, expresión que se utiliza cuando alguien quiere decir que ha hecho algo con claridad, sin esconderse de nadie, a la vista de todos y con testigos.

Durante su ponencia José Beltrán lanza una pregunta abierta a la reflexión: ¿hasta qué punto una denuncia es una agresión?, o ¿hasta qué punto una profesión es sinónimo de infidelidad? Ahí se pone a prueba la profesionalidad y la línea de comunión eclesial.

En el caso de Vida Nueva la independencia es también posible por algunos accionistas a quienes se rinden cuentas, tomando en cuenta que la principal fuente de financiación sean los suscriptores, la publicidad y nuevas líneas de negocio que se han encontrado. A todo estos factores se debe añadir la apuesta fuerte por la profesionalidad que ha venido acompañada de la producción de unos suplementos informativos y de reflexión, como la traducción del suplemento “Donna, Chiesa, Mondo” de L’Osservatore Romano, Somos Confer y otras plataformas de suplementos monográficos de información focalizada y de alta calidad.

¿Hacia dónde vamos?

El pasado 19 de abril se realizó una unificación en la marca Vida Nueva, hasta entonces existían tres proyectos distintos y autónomos en Argentina, Colombia y México que habían desembocado en tres portales web distintos, y con la nueva dirección se proyectó su unificación, respetando cada una de las idiosincrasias.

Como fruto de esa dinámica, acaba de nacer el portal único: VidaNuevadigital.com que gracias al geo-localizador presenta las informaciones de América Latina y de España, pero manteniendo un tronco común.

La lógica que rige nuestro quehacer es la de una sinergia permanente entre los medios: el papel sigue viviendo, pero también es necesario responder a los nuevos lectores, a los internautas y a los que pensamos la información de Iglesia.

La iglesia que ha sido abanderada durante siglos en materia comunicativa, ahora se ha subido “carro” de las nuevas formas de comunicar, hasta hace unos años – al menos en España – en la plaza del pueblo se reunían el farmacéutico, el alcalde, el párroco y el maestro de la escuela. Hoy esa plaza pública ha cambiado y todo el mundo está abierto a participar en ella, y la Iglesia no se puede quedar atrás, sin que tiene mucho que decir: ¿Cómo comunicamos? ¿Cómo nos situamos? Y si somos capaces de hablar de tú a tú a todos los agentes sociales que se sitúan en esa plaza: ya sean del ámbito político, ámbito religioso, de las ONG y cooperación, y por supuesto en el ámbito comunicativo.

Te puede interesar también

Deja un comentario