Noticias

La paradoja de la amistad en redes sociales

web3-woman-man-friends-group-selfie-shutterstock
Entrevista a Jaume Aymar sobre amistad y resentimiento

(Aleteia).-Jaume Aymar i Ragolta (Barcelona, 1957), director de Ràdio Estel  y del semanario Cataluña Cristiana , cree que “si una amistad es auténtica, será para siempre”. En esta entrevista que nos ha concedido sobre la amistad y el resentimiento, el también decano de Filosofía en la Facultad de Filosofía de Cataluña  reconoce que la “traición” es lo más opuesto a la amistad.

Hay una paradoja y es que en un mundo con tantas redes, contactos y medios de comunicación se vive tanto el drama de la incomunicación.

“Alguna cosa debe fallar, la amistad fundamentalmente es presencial, también las nuevas tecnologías ayudan a mantener incluso a recuperar amistades, pero amistad es de tú a tú y es presencial”, reconoce el que también es presidente de la Fundación Cataluña América.

Las amistades hay que cuidarlas

“Lo más opuesto a la amistad es la traición, es la anti-amistad. Cristo dice a los apóstoles a vosotros os he llamado amigos, y uno de los amigos le falla. Al menos uno explícitamente, todos fallan pero uno más. Es la traición. Si uno ha experimentado la traición es muy fuerte. Hay un salmo que lo dice, aquel amigo que compartía conmigo el pan incluso él me ha traicionado”, añade.

“Las amistades hay que cuidarlas, hay que alimentarlas porque pueden languidecer” recomienda. “Si una amistad es verdadera yo creo que tiene vocación de ser para siempre. Si una amistad se rompe, se puede restaurar pero no es fácil. Se puede pero el resentimiento es un obstáculo”.

La ayuda de la mediación

La amistad queda dañada por ejemplo cuando no se puede hablar, cuando falla el diálogo. “Hoy hay fórmulas de mediación que pueden ayudar a las partes en conflicto, un mediador pone una distancia que permite entender mejor lo que ocurre”, señala Aymar.

“Una mediación tiene que ser consensuada. Si ambas partes la aceptan no es un interpuesto sino un árbitro querido por ambos. Es un primer paso para la reconciliación”.

Primo la persona, después las ideas

“En la amistad primero ves la persona, después las creencias, que no son secundarias, condicionan también, los sistemas de pensamiento condicionan. Si uno valora realmente a la persona pasa por encima de las diferencias que pueda haber”.

“Creo que hemos de ser muy claros y cada uno hablar desde su propia identidad sabiendo que hay temas con los que no estaremos de acuerdo, pero en otros muchos podemos fijar un objetivo común y cada uno enriquecernos”, afirma.

¿Los momentos de choque? Positivos

“He recuperado alguna amistad de la infancia pero la mayoría de los amigos fieles han sido ya en juventud y adultez”, reconoce. “La amistad es un tesoro, lo más grande que pueda haber, la máxima relación que podemos tener las personas, incluso con quien piensa distinto, con los amigos tenemos la posibilidad de decírnoslo. En la amistad surgen momentos de choque y es positivo, nos ayuda a limar asperezas. Es un trabajo y una aventura hermosa que hay que irla alimentando”, concluye.

Te puede interesar también

Deja un comentario