Noticias

¿Quién te conoce mejor: Dios o Facebook?

(agencia.ecclesia.pt).-La conectividad gratuita tiene un precio. Hoy, las grandes compañías de información, como Google, Facebook, Amazon, etc., saben más sobre nosotros que nosotros mismos. Pensé que solo Dios atribuía esta característica.

El reciente documental producido por Netflix, » Nothing is Private » , nos lleva a pensar en nuestra relación con la tecnología y cómo afecta nuestro comportamiento. Se toma en cuenta a pesar de que ser parte del grupo de personas no influenciados por anuncios y contenido libre de cargo se ofrecen en Facebook, hay una parte significativa de las personas se ve influenciada. Y debido a que vivimos en una sociedad democrática, la forma en que se influye en el comportamiento de las personas puede afectar la forma en que se narra nuestra historia. No se necesita más del 0.1% para que una fiesta gane. Para la población portuguesa de aproximadamente 10 millones, esto significa solo 10,000 personas. No es mucho. Si una empresa ( spoiler)) ¿Cómo Cambridge Analytica, o un grupo extremista económicamente ingenioso (como en el caso de Rusia), puede «dirigir» las intenciones de voto de un país como Estados Unidos?

¿Esto socava la democracia? Nadie quiere saber. ¿Por qué debería dejar de compartir mis alegrías y penas con mis amigos de Facebook, prescindir de la dopamina que obtengo con Me gusta o prescindir de las búsquedas de Google que me muestran cada vez más lo que busco en ese momento? No tiene sentido y todo parece una teoría de conspiración para animar nuestro día. Va a ser?

La tecnología asociada con las redes sociales no llegó a controlar a las personas, sino a conectarlas. El ser humano es un ser relacional. Por lo tanto, es normal que en tan poco tiempo miles de millones de personas se hayan unido a redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram (ahora parte de Facebook), o incluso herramientas de comunicación como WhatsApp que están en una categoría entre ser un chat.y una red social a través de los grupos que creamos. Pero si esto lleva a las personas sin ninguna referencia moral a tomar nuestros datos y usar el análisis de patrones de comportamiento para cambiarlos de la manera que quieran, nos enfrentamos a un escenario que alguna vez fue parte de libros o series de ficción. Por cierto, el cambio en el comportamiento mediante el análisis de los datos personales de millones de personas debe ser considerada como un arma de micro destrucción .

Cómo lidiar con este escenario es el desafío que tenemos ante nosotros.

De hecho, cuando me referí al hecho de que Dios sabe más sobre nosotros que nosotros sobre nosotros, quise decir que Dios nos conoce íntimamente. Pero al darme cuenta de que el conocimiento y los modelos que tenemos hoy sobre el análisis del comportamiento de los datos personales que tienen empresas como Facebook, déjenme decir lo mismo, me confundieron un poco. Lo que es bueno. No hay nada como algo que nos saque de la zona de confort para impulsarnos a profundizar lo poco que conocemos de Dios.

Dios conoce nuestro ser interior, pero no solo. Dios comprende nuestro ser interno mejor de lo que nosotros lo entendemos . Dicho de otra manera, Dios percibe nuestro ser interior mejor que nuestra percepción de nosotros mismos.

La forma en que interpretamos la realidad depende del flujo de información que circula, de ahí la capacidad de ciertas compañías para cambiar nuestro comportamiento a través de anuncios y videos que se dirigen a nosotros. Pero la forma en que vivimos la realidad depende no solo de la forma en que la interpretamos, sino también de la forma en que la percibimos . Y la percepción depende del flujo de la conciencia . Cuanto más nos damos cuenta, y nos damos cuenta, de lo que nos rodea y nos afecta, más nos damos cuenta de nosotros mismos y de nuestras elecciones, así como del efecto que pueden tener en la narrativa humana.

Cuando el flujo de conciencia es menor que el flujo de información, significa que nos convertimos en más consumidores de información de lo que cuestionamos la información que circula. Y el resultado de cualquier consumo excesivo es la obesidad, en este caso la obesidad digital que afecta nuestra personalidad. Nos convertimos en autómatas porque estamos controlados por el video, anuncio, comentario, enlace que nos ofrecen a continuación, y hicimos clic. Y pasamos un tiempo infinito en el consumo de información sintiendo que estamos en la cima del evento cuando, en realidad, somos el evento que alguien quería controlar.

El despertar de la conciencia es lo que aumenta tu flujo. Y esto se logra aprendiendo a cuestionar lo que leemos, a disminuir el consumo de información, especialmente a través de las redes sociales, y a dedicar más tiempo a escucharnos a nosotros mismos. Y la razón es simple.

Dios vive dentro de cada uno de nosotros.

Es por eso que Dios nos conoce y nos comprende mejor que cualquier compañía que domina nuestros datos. Por todo lo que compartimos, nunca compartimos todo o de la mejor manera. La percepción que Big Data tiene de nosotros puede alinearse con nuestros deseos, pero no siempre lo que deseamos es lo que nos construye, nos hace felices o nos hace evolucionar como seres humanos. Pero dentro está toda la verdad, y el hecho de que Dios habita dentro de nosotros es lo que le permite entrelazarse con nosotros, dándonos la posibilidad de vivir la Verdad.

Escuchar a lo íntimo significa dar espacio para escuchar a Aquel que habita en su interior. El que siempre quiere lo mejor para nosotros sin chocar con lo mejor para los demás, a pesar de las diferencias, o con lo mejor para el mundo que nos rodea, también es parte de su creación.

Nuestra vida necesita más espacio para la quietud ; que el tiempo para las redes sociales. Por cierto, en el documental que recomiendo al lector es parte explícita de la razón por la que dejé las redes sociales: el derecho humano a poseer sus datos que aún no existe.

Crear el espacio y el tiempo para estar con nuestra intimidad es la soledad que Jesús habría experimentado en el desierto que precedió a su apostolado que cambió el curso de nuestra historia. Una soledad que no se aísla como nuestra pantalla, pero libera nuestro horizonte para volver a ser libre para mirar hacia adelante y a nuestro alrededor.

Deja un comentario