Redes Sociales

Cada vez más jóvenes dejan las redes sociales, empezando por Facebook

web3-facebook-ban-social-media-shutterstock
Un nuevo estudio sociológico muestra a los adolescentes americanos en las redes sociales entre dependencia y depresión

(Aleteia).-No son tiempos fáciles para Mark Zuckerberg. No solo el CEO y fundador de Facebook se ha llevado recientemente una bronca en el Europarlamento por escándalo Cambridge Analytica, por parte del ex primer ministro belga Guy Verhofstadt, que le acusó de haber “creado un monstruo digital que está destruyendo a nuestras democracias”, sino que de una nueva investigación del Pew Research Center, titulada Teens, Social Media & Technology 2018, se desprende también que la conocida plataforma social está perdiendo terreno entre los jóvenes estadounidenses.

Facebook en caída libre entre los jóvenes

La encuesta Pew, realizada desde el 7 de marzo al 10 de abril pasados, y basada en entrevistas tanto online como telefónicas con 1.058 padres con hijos adolescentes entre los 13 y los 17 años, y con 743 adolescentes, revela de hecho que actualmente apenas la mitad de los jóvenes de esta franja de edad usa Facebook (el 51%), una bajada significativa respecto a la investigación precedente (Teens, Social Media & Technology Overview 2015), cuando aún el 71% de los jóvenes decía utilizarlo.

Este dato permite comprender, además, que Facebook empieza a ser superado por otras tres social network, o sea, Youtube, Instagram [1] y Snapchat, usados respectivamente por el 85%, el 72% y el 69% de los adolescentes. Cierran en cambio la clasificación Twitter (el 32%), Tumblr (el 9%) y Reddit (el 7%).

En cambio, a la pregunta sobre cuál es la plataforma social más usada, más de la tercera parte de los jóvenes entrevistados responde que Snapchat (el 35%), casi la tercera parte que Youtube (el 32%) y el 15% Instagram. Sólo para el 10% de los jóvenes usuarios, la red social más utilizada es Facebook.

Otro elemento que llama la atención en el nuevo estudio Pew es el hecho de que  Facebook resulta ser la plataforma más utilizada por los jóvenes que viven en familias con menos recursos. Mientras el 70% de los jóvenes procedentes de núcleos familiares con una renta inferior a 30.000 dólares anuales declara que usa FB, este porcentaje baja al 56% entre los jóvenes que viven en familias con una renta entre los 30.000 y los 74.999 dólares anuales, y al 36% entre los adolescentes que crecen en familias con una renta anual superior a los 75.000.

Surgen también diferencias en lo referente al sexo y a la pertenencia étnica de los jóvenes usuarios de las redes sociales. Mientras las chicas son más proclives que los chicos a admitir que Snapchat es la red social que más utilizan (el 42% respecto del 29%), los chicos son más propensos a identificar YouTube como su plataforma preferida (el 39% respecto al 25% de las chicas).

Además, los adolescentes blancos son más propensos que sus coetáneos hispanos o afroamericanos a decifrar que Snapchat es la plataforma que usan más a menudo (el 41% contra respectivamente el 29% y el 23%), mientras que los jóvenes de origen afro-americano son más propensos que sus coetáneos blancos a identificar Facebook como la red social más usada (el 26% respecto al 7%).

Impacto de las redes sociales en la vida de los jóvenes

Son interesantes también los datos sobre cómo juzgan los jóvenes los efectos de las redes sociales. Mientras un porcentaje importante, el 45% (por tanto, casi la mitad), sostiene que las redes sociales no tienen impacto ni positivo ni negativo en las personas de su edad, el 31% declara que las plataformas sociales tienen un efecto sobre todo positivo, y casi un cuarto, el 24%, sostiene lo contrario.

Entre los que juzgan positivamente el impacto de los social network, el 40% declara que estos le ayudan a permanecer en contacto e interactuar con los demás. “Pienso que las redes sociales tienen un efecto positivo, porque te permiten hablar con familiares muy lejanos”, declara una chica de 14 años. El 16%, además, menciona como efecto positivo el mayor acceso a noticias e informaciones.

Entre los adolescentes que juzgan negativamente el impacto de las plataformas sociales, el 27% menciona que estas han llevado a un aumento del fenómeno del bullying y a la difusión de calumnias. Para el 17%, las redes dañan las relaciones interpersonales.

Respecto a la investigación anterior, en la que el 73% de los adolescentes declaraba poseer o al menos tener acceso a un smartphone, hoy este porcentaje alcanza la cuota 95%, un aumento de más del 22%.

Ligeramente distinta es la situación en lo que respecta al acceso a una computadora (tanto la fija como la portátil) dentro de casa. Mientras que el 96% de los jóvenes que viven en núcleos familiares con una renta anual de 75.000 dólares o más tiene una computadora a disposición, esta cuota baja al 75% para los jóvenes en familias que ganan menos de 30.000 dólares al año.

Los videojuegos cada vez invaden más

La investigación Pew contempla también el aspecto lúdico de Internet, es decir, los videojuegos.

Mientras que el 84% de los adolescentes entrevistados admite poder acceder a una consola en casa, el 90% afirma que juega a todo tipo de videojuegos, tanto en la computadora como en la consola o en el celular.

Los videojuegos son sobre todo, aunque no exclusivamente, una prerrogativa de los varones. Nueve chicos sobre diez (el 92%) tiene a su disposición una consola en casa y casi todos, el 97%, dicen que juegan a los videojuegos de una forma u otra. En lo que respecta a las chicas, estos porcentajes son más bajos, aunque no tanto: el 75% y el 83% respectivamente.

No hay duda de que los jóvenes norteamericanos están hiperconectados. Casi la mitad (el 45%) admite de hecho que usa internet “casi constantemente”, casi el doble respecto a la encuesta de 2014-2015, cuando era el 24%. Además, otra franja importante de los adolescentes estadounidenses (el 44%) declara que accede durante la jornada “varias veces” a Internet.

Como revela el estudio Pew, son sobre todo las chicas las que están “casi constantemente” online: el 50%, es decir, 11 puntos porcentuales más respecto de los chicos (el 39%). Una diferencia parecida existe entre los adolescentes hispanos y sus coetáneos blancos: mientras que el 54% de los chicos de origen hispano usa casi constantemente Internet, el porcentaje baja al 39% entre los jóvenes blancos.

Cansancio de las redes sociales

No hay que sorprenderse de que muchos jóvenes se estén cansando. Según un sondeo de Hill Holliday, realizado en diciembre de 2017, el 34% — es decir, casi uno de cada tres — de los jóvenes pertenecientes a la llamada “Generación Z” ha borrado definitivamente su cuenta de las redes sociales, mientras que el 64% ha decidido tomarse una pausa de ellas. Aunque el 77% declara, con todo, que tener estas cuentas ofrece más ventajas que desventajas, el 41% siente que le provocan ansiedad, tristeza o depresión las plataformas como Facebook, Instagram y Snapchat.

No hay que olvidar, de hecho, que tras el fenómeno de la hiperconexión puede esconderse una verdadera dependencia. Algunos datos difundidos el pasado mes de febrero con ocasión del 22º Congreso nacional de la Sociedad italiana de psicopatología hablan claro: así lo revela un artículo publicado por la agencia de prensa italiana Adnkronos.

“Los adolescentes entre los 14 y los 18 años transcurren de media 6,26 horas al día delante de sus aparatos tecnológicos preferidos para estudiar, jugar, trabajar o socializarse”, recuerda la investigadora Francesca Pacitti durante el congreso.

“Hasta el 13% corre el riesgo de padecer depresión y ansiedad. Los like y los comentarios de los  haters son devastadores”, advierte la Pacitti, profesora agregada de Psiquiatría del Departamento de Ciencias de la Salud de la Università degli Studi de Aquila (Italia).

 

Te puede interesar también

Deja un comentario