TECNOLOGÍA

¡Es momento de actualizarse! Su equipo con Windows 10 necesita algo de TLC

19030341_1567638539934703_9128891331637851056_n

(HP.com, USA).-  Todos los años, probablemente fije metas de Año Nuevo. Quizás, decida perder algunos gramos o pasar más tiempo con la familia o, finalmente, tomarse esas vacaciones soñadas a Europa. O, quizás, solo quizás, decida hacer algo con todos esos equipos de su oficina que no funcionan muy bien.

 

Bien, dudamos que haya elegido la última opción. Pero debería, ya que estudios demuestran que utilizar equipos desactualizados o con servicio de mantenimiento inadecuado puede ocasionar graves problemas en la productividad, mientras que los sistemas más modernos y capaces pueden ayudar a los trabajadores a llevar a cabo trabajos muchos mejores y hacer que su empresa sea más competitiva.

 

Aquí, encontrará cinco formas de actualizar sus equipos con Windows 10 de manera inteligente y asequible en Año Nuevo:

 

1. Evaluar lo que tiene

El primer paso en el proceso de mejora de un equipo es evaluar su situación para saber qué debe cambiar.

Desafortunadamente, los dueños de muchas pequeñas y medianas empresas (PYMES) invierten en equipo computacional que puede estar haciendo o no un excelente trabajo. Sí, podría tener todos los equipos con Windows 10 (debería ser así), pero podría haber dejado pasar el tema de un mejor rendimiento.

Eso es común entre las PYMES. De hecho, estudios demuestran que muchas se conforman con sistemas de TI que no explotan todo su potencial, lo que ocasiona mayores costos, pérdida de productividad y menor calidad de trabajo para aquellos que fueron encuestados. Extrañamente, el 95 % dijo que aún están satisfechos con sus soluciones de TI actuales a pesar de esta falta de satisfacción en lo que respecta a la calidad.

No deberían conformarse, y usted tampoco debería, ya que los competidores audaces siempre están buscando tecnologías que les permita lograr una ventaja. Si no mantiene el ritmo, sacarán ventaja sobre usted.

Esto no quiere decir que deba reemplazar cada equipo con Windows 10 de primera generación de inmediato. Pero debería evaluar la tecnología más vieja para determinar si tiene problemas de productividad relacionados con ella e idear un plan para actualizar los sistemas en cuanto su presupuesto así lo permita.

2. Decidir qué se debe activar

Mientras espera para actualizar sus equipos, pase cierto tiempo intentando mejorar el rendimiento de los sistemas actuales. Un buen lugar para comenzar son los programas y servicios de arranque.

Cuando una computadora arranca por primera vez, ejecuta diferentes aplicaciones y procesos que puede o no necesitar de inmediato. Muchos se cargaron en su disco duro cuando usted o un fabricante de equipo original instaló un software en el equipo y pueden disminuir, significativamente, el arranque y rendimiento de las computadoras. Muchos se agregan, de manera inocente, por empleados al intentar mejorar la comunicación o productividad.

Para comprenderlo, esto es lo que vamos a hacer:

  • Haga clic con el botón derecho en “Start” (Iniciar)
  • Haga clic en “Task Manager” (Administrador de tareas)
  • Haga clic en “Startup” (Arranque) y “Services” (Servicios) para ver qué está activado
  • Haga clic en “Disable” (Desactivar) para evitar que se ejecuten programas innecesarios y en “Stop” (Detener) para finalizar los servicios

No se enloquezca. Solo cierre los objetos que está seguro que no necesita. Muchas personas también eligen detener actualizaciones y sincronizaciones automáticas, ya que prefieren ocuparse de estos asuntos de forma manual. Sin embargo, y solo como recordatorio, es una recomendación de seguridad crucial que siempre mantenga sus sistemas operativos actualizados. Consulte el número 5 que se encuentra más abajo.

3. Optimizar el disco duro

Si se encuentra corriendo a lo largo de una pista y tiene que saltar palos, piedras, ladrillos y otras vallas, esto va a disminuir su progreso. De forma similar, cuando las computadoras tienen demasiado desorden digital mientras intentan completar un proceso, tampoco pueden funcionar con rapidez.

Una forma de evitar esta situación es con una excelente herramienta para Windows 10 llamada Storage Sense. Encuéntrela en Settings > System > Storage (Configuración > Sistema > Almacenamiento). En la parte superior de la página, cambie el botón de Storage Sense de Off (Apagado) a On (Encendido). Esto permitirá que Windows monitoree y maximice, de forma constante, qué información se almacena, ya que reduce la información innecesaria de forma automática. Además, puede usar Storage Spaces para almacenar archivos en dos o más unidades a fin de protegerlos de fallas en la unidad.

4. Aumentar la memoria, sin comprar memoria nueva

¿Recuerda que prometimos soluciones que no le costarían demasiado? Todos sabemos que tener mucha memoria interna ayuda a que los sistemas funcionen con mayor rapidez. Sin embargo, no siempre contamos con el dinero suficiente o las ranuras para placas madre que permiten colocar memorias RAM adicionales.

Por ello, Windows 10 incluye una pequeña y excelente alternativa digital llamada ReadyBoost. Gracias a ReadyBoost, puede usar una unidad extraíble, como una unidad flash USB, para mejorar el rendimiento sin necesidad de agregar más memoria.

Para usar ReadyBoost, Microsoft dice que necesitará una unidad flash USB o una tarjeta de memoria con 500 MB de espacio libre como mínimo y alta velocidad de transferencia de datos.

  • Inserte la unidad USB en un puerto USB de su equipo
  • En la barra de tareas, seleccione “File Explorer” (Explorar de archivos)
  • Presione y mantenga presionado (o haga clic con el botón derecho) en la unidad flash USB (o la tarjeta SD si es que utiliza esa unidad)
  • Seleccione “Properties” (Propiedades)
  • Seleccione la pestaña “ReadyBoost” y, luego, “Use This Device” (Usar este dispositivo)

Luego, Windows determina si el dispositivo puede usar ReadyBoost. De ser así, le informará. Cuando mire el contenido de la unidad flash USB en “File Explorer” (Explorador de archivos), habrá un archivo con el nombre ReadyBoost.sfcache que mostrará cuánto espacio se reserva para ReadyBoost.

5. Actualizarse

Muchos propietarios de empresas evitan actualizaciones de sistemas y aplicaciones debido a que saben que esas molestas cosas pueden dañar todo. ¿Y quién tiene tiempo para eso?

Mientras que eso es verdadero, con mayor frecuencia, esas actualizaciones realmente solucionan problemas o le ayudan a que los sistemas superen cambios en las aplicaciones, que, de otra forma, podrían dificultar la tarea, pero nunca romper su equipo.

Por consiguiente, es de vital importancia que se mantenga al día con las actualizaciones. Es decir, debe asegurarse de que su equipo con Windows 10 cuente con todos los parches de seguridad y las soluciones del sistema más importantes en cualquier momento dado.

Para buscar actualizaciones:

  • Haga clic en “Start” > “Settings” > Update & Security > Windows Update > Check for Updates (Inicio > Configuración > Actualización y seguridad > Actualización de Windows > Buscar actualizaciones)
  • Busque en Update status (Actualizar estado)
    • Si el estado dice que se encuentra actualizado, continúe con el siguiente punto
    • Si dice: “Updates are available” (Hay actualizaciones disponibles), seleccione “Install Now” (Instalar ahora)
  • Por último, necesitará decidir qué actualizaciones instalará, las cuales generalmente vienen con descripciones sobre si son importantes o si se pueden considerar opcionales.

Estos son algunos de los pasos que debe llevar a cabo para mantener su equipo con Windows 10 en perfecto funcionamiento. Para obtener opciones que ahorran energía, existen muchas más tareas, desde limpiar su registro (con herramientas de terceros) hasta eliminar íconos que contienen muchos gráficos. Todas las opciones son importantes. Sin embargo, si utiliza los cinco consejos sugeridos aquí, se encontrará en el camino correcto para llevar a cabo su resolución de reducir los equipos con mal rendimiento, ya sea en Año Nuevo o en cualquier otro momento.

Te puede interesar también

Deja un comentario