Noticias páginas web TECNOLOGÍA

30º Aniversario de la World Wide Web

tim berners www creator

(elpais.com).-   El creador de la World Wide Web reflexiona, en su 30º aniversario, sobre cómo Internet ha facilitado nuestras vidas, pero también ha dado voz a los que difunden el odio.

 

Hoy, 30 años después de mi propuesta original para un sistema de gestión de la información, medio mundo utiliza Internet. Es un momento para celebrar lo lejos que hemos llegado, pero también es una oportunidad para reflexionar sobre lo lejos que tenemos que ir todavía.

 

La web se ha convertido en una plaza pública, una biblioteca, una consulta de un médico, una tienda, un colegio, un estudio de diseño, una oficina, un cine, un banco y muchas cosas más. Naturalmente, con cada nueva característica y cada nuevo sitio web, la división entre los que usan Internet y los que no aumenta y hace que sea aún más imprescindible lograr que todo el mundo tenga acceso a la Red.

 

Y aunque Internet ha creado oportunidades, ha dado voz a los grupos marginados y ha facilitado nuestras vidas cotidianas, también ha engendrado oportunidades para los estafadores, ha dado voz a los que difunden el odio y ha facilitado la comisión de todo tipo de delitos.

 

Con el telón de fondo de las noticias sobre el uso incorrecto de Internet, es comprensible que mucha gente tenga miedo y no esté segura de que la Red sea realmente buena. Pero teniendo en cuenta lo mucho que ha cambiado en los últimos 30 años, resultaría derrotista y poco imaginativo suponer que Internet, tal y como lo conocemos, no se pueda cambiar para mejor en los próximos 30. Si renunciamos a crear una Red mejor, la Red no nos habrá fallado, sino que nosotros le habremos fallado a la Red. Para abordar cualquier problema, debemos definirlo de forma clara. En líneas generales, considero que hay tres causas de las disfunciones que afectan a la web actual:

Las intenciones deliberadas y maliciosas, como el pirateo y los ataques informáticos apoyados por los Estados, la conducta delictiva y el acoso en Internet.

 

El diseño de un sistema que crea incentivos perversos en los que se sacrifica al usuario, como los modelos de ingresos basados en la publicidad que recompensan comercialmente el cibercebo y la difusión viral de la desinformación.

Las consecuencias negativas involuntarias del diseño benevolente, como el tono enfurecido y polarizado y la calidad de las conversaciones en Internet.

“No se puede culpar a un Gobierno, a una red social o a la mentalidad humana. Los discursos simplistas corren el riesgo de agotar nuestra energía mientras tratamos los síntomas de estos problemas en vez de centrarnos en sus causas”

 

Aunque resulte imposible eliminar totalmente la primera categoría, podemos crear leyes y códigos para reducir al mínimo ese comportamiento, como siempre hemos hecho fuera de Internet. La segunda categoría exige que rediseñemos los sistemas de manera que cambie los incentivos. Y la última categoría requiere investigación para entender los sistemas actuales y crear posibles nuevos modelos o modificar los que ya tenemos.

No se puede culpar simplemente a un Gobierno, a una red social o a la mentalidad humana. Los discursos simplistas corren el riesgo de agotar nuestra energía mientras tratamos los síntomas de estos problemas en vez de centrarnos en sus causas. Para hacerlo bien, tenemos que unirnos como una comunidad mundial de Internet.

 

En momentos fundamentales, las generaciones anteriores se unieron para trabajar unidas para un futuro mejor. Con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, distintos grupos de personas han sido capaces de ponerse de acuerdo sobre unos principios esenciales. Con el Derecho Marítimo y el Tratado sobre el Espacio Exterior, hemos preservado nuevas fronteras para el bien común. Y ahora también, a medida que Internet modifica nuestro mundo, tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que se reconozca como un derecho humano y se construya en beneficio de todos. Esta es la razón por la que la Web Foundation trabaja con Gobiernos, empresas y ciudadanos para crear un nuevo Contrato para la Red.

 

Este contrato se presentó en la Web Summit en Lisboa, que reunió a un grupo de personas que coincide en que hay que establecer unas normas, unas leyes y unos criterios claros sobre los que se sustente la Red. Los que lo apoyan adoptan sus principios básicos, y juntos elaboramos los compromisos específicos en cada ámbito. Ningún grupo debería hacerlo solo, y todas las aportaciones serán bienvenidas. Los Gobiernos, las empresas y los ciudadanos hacen su aportación, y nuestro objetivo es conseguir resultados este año.

 

“Los ciudadanos deben exigir a las empresas y a los Gobiernos que rindan cuentas por los compromisos que adoptan y que ambos respeten Internet como una comunidad mundial cuya base son los ciudadanos”

 

Los Gobiernos deben adaptar las leyes y las normativas a la era digital. Deben asegurarse de que los mercados sigan siendo competitivos, innovadores y abiertos. Y tienen la responsabilidad de proteger los derechos y las libertades de las personas en Internet. Necesitamos defensores de la Red abierta dentro de los Gobiernos, funcionarios civiles y autoridades elegidas que tomen medidas cuando los intereses del sector privado amenacen el interés general y que se alcen en su favor para proteger la Red abierta.

 

Las empresas tienen que hacer más para asegurarse de que su búsqueda de beneficios a corto plazo no sea a costa de los derechos humanos, la democracia, los datos científicos o la seguridad pública. Las plataformas y los productos deben diseñarse teniendo en cuenta la privacidad, la diversidad y la seguridad. Este año, hemos observado cómo varios empleados de empresas tecnológicas se han rebelado y exigido mejores prácticas empresariales. Tenemos que fomentar esa mentalidad.

 

Y lo más importante es que los ciudadanos deben exigir a las empresas y a los Gobiernos que rindan cuentas por los compromisos que adoptan y que ambos respeten Internet como una comunidad mundial cuya base son los ciudadanos. Si no elegimos políticos que defiendan una Red libre y abierta, si no ponemos de nuestra parte para fomentar conversaciones sanas en Internet y si seguimos dando nuestro consentimiento sin exigir que se respeten nuestros derechos sobre los datos, estamos incumpliendo nuestra responsabilidad de hacer que nuestros Gobiernos den prioridad a estos temas.

 

La lucha por la Red es una de las causas más importantes de nuestra época. Hoy en día, medio mundo usa Internet. Es más urgente que nunca asegurarse de que la otra mitad no se queda rezagada fuera y de que todo el mundo contribuye a crear una Red que fomente la igualdad, las oportunidades y la creatividad.

 

El Contrato para la Red no debe ser una lista de soluciones temporales, sino un proceso que indique un cambio en la manera en que entendemos nuestra relación con nuestra comunidad digital. Debe ser lo bastante claro para constituir una guía sobre nuestra manera de proceder, pero también lo bastante flexible para adaptarse a la rapidez del cambio en la tecnología. Es nuestro recorrido desde la adolescencia digital hacia un futuro más maduro, responsable e inclusivo.

 

La Red es para todos, y juntos tenemos el poder para cambiarla. No será fácil. Pero si soñamos un poco y trabajamos mucho, podemos conseguir la Red que queremos.

 

 

30º ANIVERSARIO DE INTERNET: LAS 51 WEBS QUE HAN HECHO DE LA RED LO QUE HOY ES

 

Un panel de 17 expertos españoles elige las páginas más destacadas de la World Wide Web en España.

 

Google, Terra y Amazon encabezan la lista de las webs que más han contribuido a hacer de Internet lo que es hoy en España. Se pidió a un grupo amplio de programadores, emprendedores, profesores o abogados vinculados desde los inicios a Internet que hicieran una lista personal de 15 webs relevantes. Respondieron 17 especialistas con selecciones dispares.

 

El resultado da una idea de lo que ha sido Internet en España durante estas tres décadas: un puñado de monstruos internacionales y gigantes nacionales mezclados con otros que desaparecieron, un grupo de webs irreverentes que muestran el poder rebelde de la Red y un tercer conjunto de empresas de varios sectores (medios, comercio, banca) convertidos en pesos pesados digitales.

 

El desafío era, en parte, un juego imposible: ¿cómo comparar una web de un impacto enorme pero una vida corta con una web menos central pero con una vida larga? ¿O cómo relacionar gigantes internacionales con iniciativas españolas obviamente menores pero de mucha penetración? El objetivo de grupo de expertos era medir del mejor modo posible esa contradicción.

 

LAS WEBS QUE HAN FORMADO EL INTERNET QUE HOY CONOCEMOS

 

La selección de 17 expertos españoles:

 

1552322961_715597_1552323800_portada_normal

 

La geografía es difícil de acotar en Internet. La condición para escoger las webs es que hubieran tenido repercusión en el “.es”, fuera cual fuera el origen de la empresa. El objetivo era mezclar multinacionales que se adaptaron con su personalidad a cada país con las iniciativas locales de suficiente peso: Forocoches ocupó el espacio de Reddit; Menéame, de Digg; Terra el de AOL. El equilibrio era difícil y de ahí la combinación rara pero plausible que ha salido de 51 webs relevantes para un público español.

 

Cada experto repartía 100 puntos. Pocos cumplieron la exigencia de limitarse a 15 webs. Quienes superaban esa cifra repartían sus 100 puntos entre más aspirantes, con lo que selección tenía más nombres pero menos valor único. El criterio de reparto de los puntos era simple: 50 puntos se repartían uniformemente entre todas las webs seleccionadas y los otros 50 proporcionalmente, en función del lugar que ocupaban en la lista. En la lista están todas las webs que recibieron votos de, al menos, dos panelistas.

Algunos especialistas optaron por dar importancia a herramientas que han sido vitales, pero que no han sido puramente webs. Al final el límite tiende a confundirse pero hemos optado por dejar fuera el correo electrónico o los servicios de mensajería como IRC-Hispano, los servicios peer-to-peer como Napster o Emule, los navegadores o los sistemas de gestión de contenido como WordPress.

 

La lista ofrece detalles curiosos. Junto a Google, Amazon y Wikipedia, aparecen Terra, Infojobs, Idealista y Tuenti. Según el panel son los grandes casos de éxito españoles: un portal y una red social desaparecidas y dos webs dominantes en empleo y alquiler y compra de viviendas. “Terra fue importante para la propia Internet española, como primer proyecto pionero y ambicioso, y como cuna de otras muchas start ups del sector en nuestro país”, dice Rosalía Lloret, directora de Relaciones Institucionales de Online Publishers Association Europe. “Pero la influencia de gigantes como Google o Facebook en toda la estructura conceptual, de negocio de Internet en el mundo está a absolutamente a otro nivel”, añade. Es difícil entender el impacto de Terra hoy, pero marcó una época: “Tuvo un papel importante en los comienzos de Internet en España porque coincidió con la burbuja de las “puntocom” y llegó a valer en Bolsa más que el BBVA”, dice el abogado Borja Adsuara.

 

El puesto 14º de Facebook es también significativo. La mezcla del foco español, los escándalos recientes y su aparición posterior a los pioneros han podido afectar a su clasificación. En términos lógicos, nadie puede defender que Tuenti esté por encima de Facebook. Pero en parte el reto era hacer ver estos desniveles algo absurdos: “Facebook es lo que es pero en su momento fue más icónico Tuenti. Nos descubrió la red social a los que llevábamos más tiempo ahí”, dice Iñaki Arrola, socio fundador de K Fund.

 

La importancia de Facebook es central incluso para sus críticos: “Hablar bien de Facebook no está de moda. Yo misma critico el servicio de manera rotunda. Eso no significa que no reconozca el enorme impacto que tiene y seguirá teniendo en lo que se ha convertido la web”, dice la abogada Paloma Llaneza.

 

Es difícil entender el impacto de Terra hoy, pero marcó una época

 

La faceta contracultural y ambigua de la web se ve bien a partir del puesto 10º: surgen Forocoches, Menéame, Softonic, El rincón del vago o Barrapunto. “Parece un poco el papel clásico de las subculturas más diversas, son como sitios de culto, un poco de lado oscuro”, dice Álvaro Ibáñez, cofundador de Microsiervos. Pero hay pocos españoles vinculados con la web que no hayan admirado o dudado de estas webs: “Cuando éramos jóvenes se usaban más que muchas de renombre. Hacíamos deberes en el Rincón mientras que Google no lo usábamos”, añade Arrola.

 

Los miembros del panel son: Borja Adsuara, abogado, experto en derecho digital; María Teresa Arredondo, catedrática de bioingeniería en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación y directora de la cátedra Vodafone en la Universidad Politécnica de Madrid; Iñaki Arrola, socio fundador de K Fund; Carlos Barrabés, fundador de Barrabes.es; María Benjumea, fundadora y CEO de Spain Startup y South Summit; Rodolfo Carpintier, fundador y presidente de Digital Assets Deployment; Guillermo de Haro, profesor Adjunto en IE Business School; Ricardo Galli programador, ingeniero, doctor en informática y cofundador de Menéame; Pilar Gómez Borrero, desarrolladora de las ediciones digitales del Grupo Recoletos y mánager de comunicación y redes sociales en Banco Santander; Álvaro Ibáñez, cofundador de Microsiervos; Paloma Llaneza, abogada y autora de Datanomics; Rosalía Lloret, directora de Relaciones Institucionales de Online Publishers Association Europe; Alfredo Reino, consultor en ciberseguridad; Joana Sánchez, presidenta de Inesdi Digital Business School y de la consultora Íncipy; Sisco Sapena, director de Lleida.net y fue presidente de IRC-Hispano; Ignacio Somalo, fundador de Lonesome Digital, y Mario Tascón, socio director de Prodigioso Volcán.

 

 

¿Qué es la WORLD WIDE WEB?

 

En informática, la World Wide Web (WWW) o red informática mundial es un sistema de distribución de documentos de hipertexto o hipermedia interconectados y accesibles a través de Internet. Con un navegador web, un usuario visualiza sitios web compuestos de páginas web que pueden contener textos, imágenes, vídeos u otros contenidos multimedia, y navega a través de esas páginas usando hiperenlaces.

 

La Web se desarrolló entre marzo de 1989 y diciembre de 1990 por el inglés Tim Berners-Lee con la ayuda del belga Robert Cailliau mientras trabajaban en el CERN en Ginebra, Suiza, y publicado en 1992. Desde entonces, Berners-Lee ha jugado un papel activo guiando el desarrollo de estándares Web (como los lenguajes de marcado con los que se crean las páginas web), y en los últimos años ha abogado por su visión de una Web semántica. Utilizando los conceptos de sus anteriores sistemas de hipertexto como ENQUIRE, el físico británico Tim Berners-Lee, un científico de la computación y en ese tiempo de los empleados del CERN, ahora director del World Wide Web Consortium (W3C), escribió una propuesta en marzo de 1989 con lo que se convertiría en la World Wide Web.

 

La propuesta de 1989 fue destinada a un sistema de comunicación CERN pero Berners-Lee finalmente se dio cuenta que el concepto podría aplicarse en todo el mundo. En la CERN, la organización europea de investigación cerca de Ginebra, en la frontera entre Francia y Suiza, Berners-Lee y el científico de la computación belga Robert Cailliau propusieron en 1990 utilizar el hipertexto “para vincular y acceder a información de diversos tipos como una red de nodos en los que el usuario puede navegar a voluntad”, y Berners-Lee terminó el primer sitio web en diciembre de ese año. Berners-Lee publicó el proyecto en el grupo de noticias alt.hypertext el 7 de agosto de 1991. Fuente: Wikipedia – https://es.wikipedia.org/wiki/World_Wide_Web

 

 

 

 

 

Te puede interesar también

Deja un comentario