Noticias Pastoral de la comunicación

Tras las huellas de Don Alberione: de la comunicación a la comunión

En este mes de noviembre, que marca el 50 aniversario de la muerte del apóstol de los medios de comunicación, el superior general de la Sociedad de San Pablo, P. Valdir José De Castro, se detiene en los desafíos de la Familia Paulina: el horizonte permanece que para anunciar el Evangelio en todas las fronteras de la comunicación

(vaticannews.va).-El beato Alberione está más cerca del pueblo de Dios La urna con su cuerpo fue trasladada el 1 de noviembre al altar dedicado a Jesús Maestro, en la iglesia superior de Santa Maria Regina degli Apostoli. Durante la misa, presidida por el cardenal Angelo De Donatis, el día en que la Iglesia celebra la solemnidad de Todos los Santos, se recordó que la salvación es de Dios y debemos mirar, dijo el cardenal, hacia la pobreza evangélica. El Beato Alberione, dijo el Vicario del Papa para la Diócesis de Roma, “lo sintió maravillosamente”.

Bienaventurados los pobres

En su homilía, el cardenal De Donatis nos exhortó a levantar la mirada hacia “la Iglesia celestial arrancada del barro de la mundanalidad”. Contemplar “la Iglesia de los mártires, confesores, vírgenes, pastores y muchos simples bautizados que, con su santidad oculta, han dejado que el Espíritu Santo camine entre nosotros”. “No se nos pide que seamos mejores, más competentes – dijo el vicario – sino que sólo se nos pide abrazar la primera bienaventuranza: bienaventurados los pobres”. Ya escribía el P. Alberione que en la primera bienaventuranza “se encierra el incipito de la santificación del espíritu y, por tanto, de un modo de vida adaptado al Evangelio”. En realidad, hoy, observó De Donatis, vivimos en una época que “nos redime a los pobres y frágiles aunque no lo queramos”: “Pocas vocaciones, crisis editorial, fatiga generalizada a menudo acompañada de la falta de esperanza y la pandemia “. La pobreza a la que mirar, explicó el cardenal, es la del Evangelio. La pobreza ofrecida por Jesús como bienaventuranza es “un horizonte”, una condición favorable, “una especie de secreto del éxito”. Y Don Alberione “lo intuyó maravillosamente”, afirmando “que hay que partir siempre del pesebre, de la pobreza de Belén”.

Un momento della celebrazione eucaristica presieduta dal cardinale De Donatis (01-11-2021)

Las tentaciones contra la pobreza evangélica

El vicario de Roma también recordó que hay muchas “tentaciones contra la pobreza evangélica” y algunas “son más insidiosas que otras”. Uno de ellos es “la pérdida de propósito”: “En las familias religiosas puede existir el riesgo de confundir los medios con el fin”. El propósito de la familia paulina es “la santidad de los miembros que se comunica, por todos los medios, a la gente de nuestro tiempo”. Dirigiéndose a los que forman parte de esta familia, el cardenal añadió: la tarea es “comunicar la santidad que llevas en el corazón”. Don Alberione quería editores, escritores. Y quería que no sólo se diera a conocer la santidad de los demás, sino que se comunicara la suya propia. Este, subrayó el cardenal De Donatis, es el propósito: “Santificarse y santificarse a través del apostolado de la comunicación”. El propósito principal, repitió, es ser santo y esto nunca debe olvidarse. Otra tentación es la “profesionalización excesiva”: hay que ser competente, emprendedor en el apostolado, pero no caer en “la ilusión de pensar que el problema de la misión puede resolverse adquiriendo nuevas y vanguardistas habilidades”. La verdadera profesionalidad, observó De Donatis, reside “en santificar la mentalidad” para poder “juzgar la historia y el mundo a la luz de la sabiduría divina”.

Herramientas de comunión

Reflexionando sobre la actualidad, sacudida por la pandemia y por una multiplicidad de crisis, el superior general de la Fraternidad San Pablo, P. Valdir José De Castro, recuerda que el desafío de la Familia Paulina no es sólo el de “transmitir contenidos a través de las distintas plataformas “, sino para ser” instrumentos de unidad y comunión “. Instrumentos que reflejan los pasos del Beato Alberione.

¿Cuál fue “el secreto del éxito” en el camino de la santidad en la vida y el testimonio del beato Alberione?

Si empezamos preguntando qué tipo de santidad es, decimos que es vivir unidos a Cristo. Don Alberione vivió unido a Jesús, vivió la salud como una alianza con Jesús, y de todas las obras que ha realizado, la Familia Paulina es la más fecunda.

El 1 de noviembre, día del traslado de la urna con el cuerpo del beato Alberione, el cardenal De Donatis recordó que hay varias tentaciones contra la pobreza evangélica. Entre ellos, el riesgo de confundir los medios con el fin y el de una excesiva “profesionalización”. Lo que importa, por tanto, es comunicar el Evangelio, no tanto los medios e instrumentos con los que se comunica. Y las habilidades más importantes no son tanto las acordes con los tiempos, sino las que crecen en el corazón …

La profesionalización es importante en vista de una preparación para implementar, por ejemplo para nosotros los paulinos, una comunicación social. Pero es evidente que este es un medio. No es el final. Más importante que la profesionalización es la vocación, la llamada de Dios a la misión. Intentamos prepararnos bien para esta misión también profesionalmente. Es importante prepararse. Por encima de esta preparación intelectual y operativa, sin embargo, está la vocación, la llamada de Dios y una respuesta a esta llamada en los tiempos de hoy. La misión principal es evangelizar.

El propósito principal, por tanto, como dijo el cardenal De Donatis, es ser santos. “Santifícate y santifícate mediante el apostolado de la comunicación”. Ésta es la misión de los miembros de la Familia Paulina. Es decir, pasar de los modos de comunicación al de la auténtica comunión …

Exactamente. Comunicar significa no solo transmitir contenido. Comunicar significa crear comunión, compartir, crear armonía. El primer ejemplo de perfecta comunión y comunicación es la Trinidad. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo viven en unidad, en comunión. Santificarse es entrar en este camino y vivir en perfecta armonía con la Trinidad pero también con los cohermanos, creando siempre la comunión. Y la comunión se mantiene a través de la comunicación. Los paulinos, que en la Iglesia tenemos una misión específica en la comunicación, estamos llamados a vivir este camino. No solo debemos transmitir contenidos a través de las diferentes plataformas sino que debemos ser instrumentos de unidad y comunión. Esto proviene de una verdadera comunicación, de una comunicación que escucha, habla y crea armonía.

¿Cuáles son las oportunidades que aún hoy, en este tiempo marcado por la crisis de vocaciones y la pandemia, se pueden aprovechar siguiendo el ejemplo de Don Alberione?

Si consideramos a la sociedad en la pospandémica, vemos que esta sociedad necesita sanar no solo el aspecto físico sino también el psicológico. Nuestra misión en la comunicación se vuelve cada vez más importante y necesaria. Hay una pregunta que nos hacemos como paulinos: qué estamos haciendo para mejorar la sociedad desde un punto de vista humano y cristiano. ¿Qué estamos haciendo con nuestros medios en comunicación? Es una preocupación que se asocia con las demás preocupaciones de la Iglesia. El Papa Francisco repite que todos estamos en el mismo barco. Y es verdad y toda realidad, cada Congregación intenta dar su parte para que este barco pueda navegar en el mar de la vida con más serenidad. Los paulinos intentamos hacer esto en el campo de la comunicación.

La Familia Paulina intenta hoy seguir los pasos de Don Alberione en todo el mundo. ¿Cuáles son, en particular, las nuevas fronteras vinculadas al mundo digital?

El mundo digital es un desafío para todos nosotros, para toda la Iglesia. Cada vez más vamos descubriendo el camino. Sinceramente, no tenemos una receta, pero intentamos hacer nuestra parte. Estamos intentando integrar el mundo analógico con el digital. Por ejemplo, algunas revistas, los programas que hicimos en la radio los estamos integrando en el campo digital. Y lo hacemos sin abandonar lo que llamamos “comunicación tradicional”. Como dijo nuestro fundador, debemos utilizar todos los medios y especialmente los más modernos. Por eso, como Congregación, tanto en Italia como en todo el mundo, siempre buscamos juntos las formas de afrontar este tiempo marcado por la comunicación digital. Por ejemplo, tenemos escuelas de comunicación. Ahora estamos tratando de desarrollar aún más esta realidad dentro del mundo digital. Todo es un viaje que debemos emprender. También estamos respondiendo a los llamamientos de la Iglesia, de los Papas. Recuerdo una reflexión de Benedicto XVI en la que decía llevar la forma de ser cristiano al mundo digital. Buscamos nuestra manera de ser cristianos a la luz del carisma de Don Alberione, también tratamos de llevar nuestro estilo paulino al mundo digital. Es un camino que tomamos tratando de unir fuerzas.

Una santidad para el pueblo de Dios

El postulador general de la Familia Paulina, P. Domenico Soliman, subraya en la entrevista a Luca Colllodi que este mes de noviembre está dedicado al beato Alberione. La urna, explica Don Soliman, fue trasladada de la cripta a la iglesia superior de Santa Maria Regina degli Apostoli para expresar que su santidad “no es sólo para la Familia Paulina, sino para el pueblo de Dios”. El 26 de noviembre, día de la fiesta litúrgica de Alberione, están previstas algunas iniciativas, entre ellas una misa a las 6 de la tarde presidida por el cardenal Marcello Semeraro. También el 26 de noviembre también se inaugurará el Museo Don Alberione y está previsto un número especial de la “Familia Cristiana”. El 24 de noviembre está previsto un encuentro online para conectar las diferentes realidades del mundo: una oportunidad para hablar sobre el P. Alberione y la vida paulina hoy y cómo se vive el carisma de Don Giacomo Alberione.

Don Domenico Soliman recuerda también que el beato, siendo joven seminarista, sintió que el Señor lo llamaba a hacer algo por los hombres y mujeres del siglo XX. En aquel entonces era la buena prensa lo que le emocionaba. También ha acogido los mundos de la radio, la televisión y ha aprovechado todas las oportunidades que ofrecen los medios de comunicación. “Hoy el Beato Alberione -explica Don Solimán- no tendría ningún problema en vivir y anunciar el Evangelio en la red, en la web, en las redes sociales”. Exploraría todas las dimensiones del mundo digital, como “la Familia Paulina intenta hacer en el mundo”.

Deja una respuesta